viernes, 12 de marzo de 2010

Convertibilidad, Volumen III

Siguiendo con la saga sobre la Convertibilidad, hoy toca el sector externo. Acá es donde hay, probablemente, más mitos infundados acerca de los vicios de la convertibilidad. Repasemos un poco entonces como le fue a la Argentina en materia de sector externo.

Para eso, lo mejor es dividir el análisis en los dos componentes del Balance de Pagos: Cuenta Corriente (que en Argentina es básicamente la Cuenta Comercial) y Cuenta Capital.

Por el lado de la Cuenta Corriente, el saldo durante los ’90 fue bien negativo. Entre 1992 y 2001 se acumuló en total un déficit de la Cuenta Corriente de US$ 87.819 millones. Casi nada. En promedio, el déficit de Cuenta Corriente fue de US$ 8.782 millones.

Quizás por eso es que la gente suele pensar que nuestro desempeño exportador en la Convertibilidad fue muy malo. Lo cierto es que las exportaciones tuvieron durante el régimen un notable crecimiento hasta el pico de 1998. Como se veía observaba también cuando hicimos el balance de la Convertibilidad en materia de crecimiento, hasta 1998 el modelo venía bárbaro en términos de exportaciones. El problema es que a partir de ahí empieza el colapso. Otra vez, más culpa de los políticos cómodos/cobardes que solemos tener que del modelo en sí.


Comparemos un poco el desempeño de las expo en la Convertibilidad con el del “modelo” K. Para eso, comparo la evolución de las expo en número índice. En la abscisa, el año del modelo (la Convertibilidad la arranco en 1992, el “modelo” K en 2003).


La verdad, no hay diferencia. Efectivamente, el mal desempeño exportador de los ’90 es un mito, o el buen desempeño en la era K es un mito, o ambos son mitos. Los dos no puede ser verdad. Salvo que haya un efecto precio. Si medimos las expo sólo en cantidades, tenemos el siguiente gráfico. Acá los datos tampoco respalda a la teoría de los maléficos ’90.


Claramente, el desempeño exportador no fue tan malo como se dice. El saldo comercial dio en esa época tan negativo por el crecimiento de las importaciones. Veamos la comparación con el resto del mundo.


Comparemos ahora las importaciones de la oscura época liberal con las de la luminosa era kirchnerista.


Gráfico durísimo para los defensores de este modelo, o críticos acérrimos de la Convertibilidad, o ambas cosas. Las importaciones crecen en la era K claramente por encima de la Convertibilidad. Lo que pasa es que Néstor tuvo la suerte de heredar un país con una brecha comercial positiva inmensa. No veo ningún mérito en la política externa de este Gobierno. Al menos, sus resultados son iguales o peores a los de la Convertibilidad.

Como conclusión parcial, no nos fue tan mal en la Cuenta Corriente como creíamos. Los últimos años tuvimos buen desempeño comercial gracias a los precios internacionales y al colapso de las importaciones en la crisis, pero si el modelo se sostiene inevitablemente volveremos a ver déficits como los de los ’90, porque no hay una verdadera política exterior. Sólo el tipo de cambio nominal, que ya sabemos que en el mediano-largo plazo es una herramienta obsoleta.

Veamos ahora lo que pasó por el lado de la Cuenta Capital. Entre 1992 y 2001, se acumuló un saldo positivo de la Cuenta Capital de US$ 110.221 millones, más que compensando el resultado negativo de la Cuenta Comercial. En contraposición, desde 2003 se acumula un déficit de la Cuenta Capital de US$ 6.444 millones.

Como consecuencia, y contra lo que suele pensarse, la Argentina mostró un resultado positivo del Balance de Pagos (CC+CK) en siete de los diez años que duró la Convertibilidad. Uno de los años deficitarios fue 1995 (Tequila). Los otros dos fueron 1999 y 2000, cuando el modelo ya estaba agotado y generaba cero confianza como para que alguien viniera a poner plata acá.


Esto no significa que la Argentina tuviera una posición externa sólida en la época de la Convertibilidad. De hecho, pasaba lo contrario. El sostenimiento del frente externo dependía crucialmente de que siguieran entrando capitales, lo que a su vez dependía de la confianza en el país. Se generaba un círculo vicioso en época doradas, y un círculo vicioso en nuestras horas más bajas. Pero ojo, ahora seguimos siendo muy vulnerables. Si antes dependíamos del humor de los mercados financieros, hoy dependemos de que no se pinche la burbuja de los commodities.

Otra variable interesante es la IED. En la Convertibilidad, Argentina recibió IED por un total de US$ 76.440 millones, es decir un promedio de US$ 7.144 millones por año. En cambio, el modelo K acumulaba hasta 2007 (último dato publicado) una recepción de IED por US$ 23.042, un promedio anual de US$ 4.608. Hasta ahí, la lectura favorable para la Convertibilidad. Cuando analizamos los datos con un poco más de detenimiento las cosas no son tan buenas. En la Convertibilidad, el 56,4% de la IED fue cambio de manos, mientras que en el “modelo” K representó sólo el 5,7%. Además, en el régimen K se reinvierten muchas más utilidades que en la Convertibilidad. Eso, obviamente, no significa que ahora recibamos mucha y muy buena IED, sino que sólo indica que la Convertibilidad fracasó en atraer inversiones greenfield, que son teóricamente las más deseables.

Como conclusión, en mi opinión nuestro sector externo tuvo durante la Convertibilidad, y pese al cáncer que muchos creen que es el tipo de cambio bajo, un buen desempeño. Es cierto que fuimos muy vulnerables al clima financiero internacional, pero hoy también somos muy vulnerables indirectamente, por la burbuja del precio de los commodities.

Los datos confirman, efectivamente, que la Convertibilidad fue una herramienta exitosa para mejorar el desempeño externo de la Argentina, aunque no fue suficiente para reducir nuestra exposición a los mercados mundiales. Otro mito anti-Convertibilidad que se cae. No defiendo la Convertibilidad, pero para criticarla hay que empezar por mirar los números, y no basar la argumentación en hipótesis sin ningún sustento empírico. Néstor, Mecha, Vudú, BAE, Página 12 y muchos otros, I’m looking at you.

Buen fin de semana.

2 comentarios:

  1. Recién leo la última entrega de la Convertibilidad, que es tan buena como las demás. Entretenido e instructivo...se aplaude.
    Esta bueno sentarse a mirar los datos,..cómo me enseñaron: "la intuición esta sobrevaluada"

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, la intuición -sobre todo en economía- es bastante traicionera.
    Mañana trato de hacer la cuarta entrega.

    ResponderEliminar

Tags

Cole Trickle (308) Billy Torment (202) K (86) Inflación (45) Mundial (32) BCRA (29) Elecciones (29) Congreso (28) Oposicion (28) Macri (27) Actualidad (24) Kazuki (19) Europa (17) Chazz (16) 2011 (15) Elecciones 2011 (14) Carrió (13) Tipo de Cambio (12) UCR (11) Inflacion (10) Alfonsín (9) China (8) Crisis (8) Inseguridad (8) Presupuesto (8) Boudou (7) Financiamiento (7) INDEC (7) Palermo (7) Coparticipación (6) Educación (6) Inmobiliaria (6) Krusty (6) Salarios (6) 1 a 1 (5) Anses (5) BEA (5) Crédito (5) Importaciones (5) Jubilados (5) PJ (5) Soldati (5) USA (5) Vivienda (5) Anibal (4) CFK (4) Cleto (4) La nacion (4) Retenciones (4) Subsidios (4) ACYS (3) Alfonsin (3) Canje (3) Cobos (3) Crecimiento (3) Fiscal (3) Gasto (3) Impuestos (3) Inmigración (3) Moreno (3) Moyano (3) Pagina 12 (3) Política Monetaria (3) Reservas (3) 82% móvil (2) AUH (2) Actualidad Política (2) Ajuste (2) Asia (2) Bicentenario (2) Bolsa (2) Brasil (2) Ciudad (2) Club de Paris (2) Consumo (2) Deuda (2) Duhalde (2) Economia Mundial (2) Empleo (2) Energía (2) Es Cultural (2) Filmus (2) Giorgi (2) Gualeguaychú (2) IED (2) Ley de Medios (2) Maradona (2) Mentira (2) Mesa de Enlace (2) PRO (2) Papel Prensa (2) Pino (2) Prepagas (2) Progresismo (2) Redrado (2) Riquelme (2) Sanz (2) Seguridad (2) Selección (2) Sola (2) Subte (2) Timerman (2) Transporte (2) UBA (2) Uruguay (2) clarín (2) 678 (1) Adios (1) Agenda (1) Alak (1) Aniversario (1) Anonimato (1) Argentina (1) Artemio (1) Autorreferencial (1) Autos (1) Aviso (1) Banco Centrales (1) Bancos (1) Barone (1) Binner (1) Blogger (1) Bomba de humo (1) Cabandie (1) Cagazo (1) Capital Humano (1) Capitales (1) Cavallo (1) Centro (1) Comentarios (1) Competitividad (1) Condiciones de vida (1) Control (1) Copa América (1) Creditos (1) Default (1) Desarrollismo (1) Desarrollo (1) Dolar (1) Economist (1) Emision (1) Espacio Público (1) Etiquetas (1) Expectativas (1) Exportaciones (1) FMI (1) Facho (1) Facultades Delegadas (1) Faltante (1) Fanelli (1) Faso (1) Federer (1) Ferrer (1) Ferrocarriles. (1) Fibertel (1) Fito Paez (1) Futbol para Todos (1) Garré (1) Grecia (1) Homero (1) INDEC. (1) Ibarra (1) Industria (1) Inflación. (1) Infraestructura (1) Inside Job (1) Ironía (1) Jaime (1) Japon (1) Justicia (1) LCD (1) Larry (1) Lavagna (1) Levy Yeyati (1) Lubertino (1) Marcó (1) Matrimonio (1) Medios (1) Menem (1) Mercado de Trabajo (1) Mercados (1) Messi (1) Modelo (1) Monetarismo (1) NBA (1) Navidad (1) Nunca Mas (1) Operadores (1) PISA (1) Partidos Políticos (1) Peronismo (1) Piquetes (1) Preguntas (1) Presidentes. (1) Propenso al Divague (1) Propiedades (1) Proteccionismo (1) Protestas (1) Péndulo (1) Radio (1) Recaudación (1) Remedios (1) Sabatella (1) Salvatore (1) Santilli (1) Sarlo (1) Schoklender (1) Scioli (1) Senado (1) Stolbizer (1) Subtes (1) Teoría Económica (1) Transparencia (1) Vargas Llosa (1) Verna (1) Villas (1) Violencia (1) Volatilidad (1) Wikileaks (1) diputados (1) etenciones (1)