miércoles, 31 de marzo de 2010

Leyenda urbana

Ayer Vudú se llenó la boca hablando de las virtudes del Canje, explicando que gracias a él vamos a tener crédito barato. El primer punto extremadamente cuestionable es que el costo de financiamiento de los argentinos baje simplemente porque baje el costo de financiamiento del Tesoro. La verdad que es poco probable; el elevado costo de financiamiento en la Argentina tiene que ver con: 1) la inflación alta y volátil, 2) la incertidumbre sobre la marcha de la economía y 3) la falta de regulación sobre los bancos, sector amigo del Gobierno. Claramente, ninguna de las tres causas está directamente vinculada con el riesgo país.

Pero ignoremos ese tema y centrémonos en el costo de financiamiento del Tesoro. Según Vudú, el riesgo país de Argentina es más alto que el de, por ejemplo, Brasil, porque cargamos con el peso del default. Tiene lógica su argumentación, pero es cierta? Fácil, veamos los datos. El siguiente gráfico compara el riesgo país de Argentina y Brasil.


Ya ahí se ve que el argumento de Amado es falso. Argentina, tras el canje de 2005, volvió a la “normalidad” en términos de riesgo país. Pero si miramos los datos después del Canje, los datos son peores todavía para Vudú.


Se ve claramente que durante varios período pos default tuvimos un riesgo país igual al del Brasil de Lula. Misteriosamente, a inicios de 2007 ambas series empiezan a separarse, a ver quien adivina qué pasó por esa época. Siii, la intervención del INDEC.

Vudú, hacete cargo. No tenemos credibilidad por las acciones de este Gobierno, no por el default de 2001. Esa carga ya la levantamos con el Canje de 2005, y no me asusta decir que ese fue un gran acierto de la gestión de Néstor K (notablemente mejor que la de su esposa). Pero el alto costo de endeudamiento que debería enfrentar el Tesoro si hoy quisiera ir a los mercados internacionales es culpa de éste Gobierno. Por eso, el Canje podrá tener un efecto inmediato sobre el riesgo país, pero a la larga vamos a volver a estar como ahora. Salvo, claro, que cambiemos la forma de llevar la economía del país. Muy poco probable salvo que haya cambio de signo político en 2011, en mi opinión.

Anclados


Estamos empezando a leer en los Bastiones Blogueriles K , que se tendría que apreciar el peso para contener a la inflación.

Pregunto………¿no era noventoso usar el ancla cambiaria vs la inflación?

Al final, Mingo sigue teniendo razón

Letters from Krustyland


Su Excelencia, Sr Ministro Aimé Boudou

Desde aquí, Krustylandia celebramos su ataque hacia el líder de un partido centenario como lo es Gerardo Morales.

El descalificar el pasado de alguien es un recurso que nunca se vuelve viejo, es absolutamente eficiente.

También seguimos celebrando su desconocimiento de la inflación, y estamos felices de poder comprar la tira de asado a $10 en el frigorífico de Samid.

Sí, sabemos que usted no tiene nada que ver con eso, que el Ministerio de Economía es meramente una figura de papel pintado que sirve para ir a convencer a los bonistas, usted con sus ojos celestes y su sex appeal está mandado a hacer.

No nos importa que usted no sepa nada de economía y que haya incurrido en compras escandalosas de títulos públicos para financiar al Gobierno desde el Anses.

Aquí en Krustylandia su pasado no nos importa y nos encanta que nos siga ocultando la realidad, de ésta forma no tenemos que pensar en ella.

Celebro su cinismo, siempre será bienvenido en nuestro mundo de fantasía.

Atentamente,

Herschel Krustovsky

martes, 30 de marzo de 2010

ORLANDO LTA

La tenes adentro Barone

Pasando Desapercibida

Muy pronto el Dow superara los 11000 puntos, Brasil esta en niveles record, Argentina (Merval) lo estará muy pronto dejando atrás a las caídas post crisis, incluso (des)aprovechando el contexto para terminar con el canje de deuda. Que paso?

Generalmente la historia siempre se repite, las bolsas son las primeras en caer, dps viene la economía, dps vuelve a subir la bolsa y acto seguido la economía. Existe una variable siempre rezagada llamada Empleo, pero que seguramente se ira recuperando mundialmente en los próximos trimestres cuando termine la fase de recuperación y comience la de crecimiento económico. Pasan los meses y me sigo riendo mucho con un >video< que vi durante la crisis Subprime, que maravilloso que es el humor ingles, aun adaptado a las finanzas mundiales

Lo que llama la atención es lo poco que se habla del tema cuando las cosas comienzan a mejorar, mas allá que el mundo tenga terribles problemas estructurales como los déficit fiscales de las economias avanzadas, gran desbalance en las cuentas corrientes de los países sin miras a mejorar y demás, Hoy el mundo es diferente: el Euro cae, el yen cae (poquito), pero las monedas emergentes se la bancan.. los inversores mundiales estan premiando a las economías emergentes como Brasil, Indonesia, China.. un poco detrás India, Tailandia, Filipinas como así también a los "excelentes alumnos desarrollados" como Korea y Australia. Veremos como continua este nuevo escenario mundial y como se reparten los roles, estimo un giro aun mas fuerte del foco económico mundial hacia Asia con temores recurrentes de default en Europa (PIGS) y dolorosas salidas de déficits en UK, Alemania, Francia y USA.

Quien sabe como seguirá esto, lamentablemente los economistas no disponemos aun de la bola de cristal, aunque tenemos algunas herramientas para analizar el contexto y planificar diferentes escenarios posibles, de acuerdo a mi análisis, se vuelve la bonanza, vuelve la fiesta aunque no se por cuanto tiempo...

Abriendo el paragüas


El pejotismo, se sabe, tiene dos misiones en la vida. La primera es gobernar. La segunda es no dejar gobernar. Cristina acaba de dar un buen ejemplo de ese modo de pensar. En su reunión con los gobernadores leales, les dio dos datos. El primero, que va a vetar la coparticipación del impuesto al cheque si el Congreso la aprueba. El segundo, que estudia eliminar ese mismo impuesto en 2011.

Claramente, la eventual derogación de la coparticipación del impuesto al cheque es un ejemplo de la vocación de poder del pejotismo en general y del kirchnerismo en particular. Para este gobierno, caja es poder, y no están dispuestos a ceder un centímetro en ese apartado. Pero eso no es nuevo.

Lo que sí puede constituir alguna novedad es la confesión de Cristina de que no sólo contemplan la posibilidad de no ganar las elecciones de 2011, sino que están dispuestos a boicotear al próximo gobierno. Según dijo, se verá en 2011 si se elimina el impuesto. Yo agregaría que se verá en 2011 si Néstor o quien los represente puede ganar las elecciones, y en caso contrario se eliminará el impuesto al cheque (y potencialmente alguna otra fuente de ingresos de la Nación). “Veremos en 2011” es un claro mensaje a la oposición… serán ellos y no este gobierno quien deberán gobernar sin los ingresos del peor de los impuestos argentinos.

Yo estoy en total desacuerdo con la existencia del impuesto al cheque. Pero, como ya dije con anterioridad, no se puede eliminar de un día para el otro, dado que es una de las principales fuentes de ingresos con que cuenta la Nación. Yo también comprometería su eliminación para 2012, pero lo haría ya, por ley y como política de Estado y no como especulación política, pensando en joder a quien me suceda. Pero es la historia del pejotismo, que evidentemente es incapaz de cumplir un rol de oposición responsable. Eso que le reclaman a la actual oposición.

Trapitos al Sol

Quiero empezar este posteo diciendo que yo voté a Macri, básicamente porque me parecía el menos viciado de “política” en un momento donde se buscaba otro horizonte, y si mañana la elección es Macri o Pino Solanas hago voto cantado.

Esta premisa fue comprobada luego de los sendos conflictos que afrontó la gestión, leáse Gremiosgate, Ciro James, Posse, etc., etc. , etc que demostraron la falta de cintura política,

Pero a partir del segundo año de gestión comenzó a sacar la “billetera” en pos de una posible candidatura presidencial ( a la cual desde este espacio consideramos un grueso error ) y en el día de ayer consiguió algo que , mediante la puesta en escena de los trapitos, encapuchados y limpiavidrios, pasó desapercibido.

La ciudad de Buenos Aires se transformo en el primer sub-estado nacional en conseguir financiamiento externo desde 2001, a una tasa relativamente mediana (12.5 %) que va a ser destinada a obra pública, es decir, al subte.

De esta forma el gobierno Macrista estaría ocupándose de la gran deuda que posee con la ciudadanía que le confió la jefatura de gobierno cuando prometió aquellos utópicos 10 Km. por año.

Que la cuidad tiene un problema de infraestructura no es nada nuevo, está absolutamente colapsada y mas kilómetros de subte es una necesidad imperiosa, ahora bien, esto debe ir acompañado por la mejora de la infraestructura dentro del mismo subte (mas coches, frecuencias, etc.).

Otro punto a favor , a pesar de todo el conflicto que generó, es la creación de la nueva policía. Parece poco, pero es un paso que no se da hace décadas en la Argentina.

Ahora bien, terminada la apología macrista debemos tocar el tema de ayer.

La idea de comenzar a regular los “trapitos” es una demanda de un no menor sector de la sociedad porteña, a quién no lo han coercionado para dejar 20/30/40 mangos en un recital para que nos “cuiden” el coche?.

El falso progresismo seguramente levantará la bandera de los derechos humanos alegando que esa gente trabaja y que no se les puede negar el derecho.

Yo también tengo derecho a dejar el auto en la calle gratis.

Una vez mas, la dicotomía.

lunes, 29 de marzo de 2010

(Mal) Educando

Decir que la gran mayoría de la población es una maleducada suena peyorativo, pero esto es absolutamente empírico.

Al día de la fecha las clases en San Luis, Jujuy y Tierra del Fuego no han comenzado por sendos conflictos docentes.

El estado de la educación en el país es realmente lamentable y en muchos casos es causa y consecuencia de que gran parte del país se encuentre bajo la línea de la pobreza, éste Gobierno se jacta de preocuparse por la distribución equitativa del ingreso cuando descuida lo más básico que se puede tener para aspirar a tener un país con un alto desarrollo humano.

El último párrafo parece extraído de cualquier campaña política y sin embargo me llevó 10 nanosegundos escribirlo.

Quizás los políticos podrían dedicarle un minuto a pensarlo

viernes, 26 de marzo de 2010

Convertibilidad, Volumen IV

Hoy toca el que seguramente es el capítulo más negativo de la Convertibilidad; la situación social. Evidentemente, todos tenemos el recuerdo del desastre en que terminó la Convertibilidad en materia de empleo y pobreza. Veamos si en este caso, la intuición está o no sobrevalorada.

Un primer problema que viene a la memoria es el desempleo, que fue ridículamente alto. Los datos le dan la razón a nuestra memoria. La desocupación llegó en mayo de 2002 al 21,5% (¡!) y la subcocupación al 18,6%. Ergo, 40,1% de la PEA tenía problemas laborales. Casi nada.


Evidentemente, la Convertibilidad fue terriblemente dañina para el mercado de trabajo. Más aún, sorprende el tipo de medidas implementadas para tratar de salvarlo. Los descuentos en los aportes de Cavallo y la ley de flexibilización laboral de De la Rúa (Banelquizate!!) iban por el lado de la reducción de los costos laborales, pero los incentivos era muy débiles en una economía que lentamente iba reduciendo su capacidad de incorporar mano de obra producto del giro hacia los servicios y de la sofisticación de los procesos productivos. El Estado probablemente podría haber tenido mejores resultados por el lado de incentivos fiscales algo más agresivos, utilizando planes sociales durante la transición de la economía y participando directamente en el mercado de trabajo como demandante. Pero claro, la situación fiscal no daba para medidas de ese tipo.

En materia de pobreza e indigencia, los resultados me parecen bastante menos contundentes. A ver, es cierto que en el peor momento, la pobreza alcanzó al 54,3% de las personas, y la indigencia llegó al 24,7%. Es decir que por ese lado no hay objeciones posibles al fracaso de la Convertibilidad. Sin embargo, un análisis un poco más amplio del modelo no es tan duro. Lo que quiero decir es que no es la mejor idea juzgar a un modelo por sus indicadores en el peor momento. Si tomamos el período 1992-2002 como referencia de la Convertibilidad (ya sé que en 2001 ya no había paridad 1 a 1, pero claramente la pobreza e indigencia de ese año se explica por la caída del modelo), tenemos una pobreza promedio del 27,1%, y una indigencia del 7,8%.


Veamos que pasa con el modelo K. Empiezo en 2005, porque ese año el PIB superó al pico de la Convertibilidad, con lo que ya no quedan dudas de que la crisis estaba superada para ese momento. Así y todo, la pobreza promedio fue de 31,8%, y la indigencia de 10,8%. Es decir, peor que el promedio de la Convertibilidad. Y eso que la serie termina en el segundo semestre de 2008, con lo que faltan los datos de 2009, que no fueron precisamente buenos.

Como conclusión, no cabe duda de que la Convertibilidad fracasó en su pata social. Pero en realidad, el gran problema fue el mercado laboral. Fue ahí donde se sufrió un deterioro insostenible, y eso fue lo que terminó pegando sobre los niveles de pobreza e indigencia. Me parece que el daño a la sociedad de la Convertibilidad fue vía desempleo y subempleo, y no porque el modelo haya querido excluir gente “a propósito”, como suele sostenerse. En términos un poco más concretos, la concentración del ingreso de la Convertibilidad y el fenómeno de la marginación están explicadas por la dinámica del mercado laboral, y no por determinantes autóctonos. En todo caso, el pecado fue la desidia para con la situación social.

Claramente, para sostener la Convertibilidad faltó una mejor política en el mercado de trabajo. Seguramente, el Gobierno habrá pensado en aquella época que el desempleo alto era una consecuencia transitoria del cambio de perfil de la economía, y por eso aceptó ese nivel de desocupación y subocupación. Bad mistake; para cuando se dio cuenta de que no era así la cosa, el modelo ya no era viable. De nuevo, a la Convertibilidad se la comió la política, no la economía.

jueves, 25 de marzo de 2010

La vuelta del Topo



La despedí a Mecha y no la echaron

Hoy pronostico la vuelta del Topo debajo del Palco del DT de la selección que vuelve a la bombonera

espero no volverme a equivocar

si lo hago, lo negaré

Calesita


Está claro que la política argentina es históricamente deficiente. Pero en estos meses ha llegado a un absurdo. Eso es particularmente evidente en el Congreso, donde la imagen de hiperactividad contrasta con el nulo avance en prácticamente todos los temas.

Veamos, hay básicamente 3 grandes temas que se están discutiendo en el Congreso en este momento. El primero, el tema presupuestario, que engloba al Fondo del Bicentenario recargado y a la revisión del Presupuesto 2010, que básicamente una linda ficción cómica. El segundo tema es la coparticipación del impuesto al cheque, la bomba opositora. El tercer tema es la reforma del Consejo de la Magistratura.

Bien, en todos esos temas, el Congreso parece avanzar a paso firme. No obstante, si uno miro los avances logrados hasta ahora se encuentra que tienden a cero. En el tema presupuestario, los honorables legisladores se encuentran enfrascados en una discusión reglamentaria absolutamente estéril, sobre la legitimidad o no de anular un DNU. Mientras, la Comisión Bicameral ni siquiera emitió un dictamen, y el tema de la revisión del presupuesto queda postergado hasta que no se resuelva lo del DNU. Mientras, el Gobierno gasta alegremente las Reservas que ya tiene en su poder. Es decir que en este tema, todo está como el primero de marzo, pese al show que han montado oficialistas y opositores.

En el caso del impuesto al cheque, nada de nada por ahora. Hay un dictamen de comisión, es cierto, pero como el Senado se ha encaprichado en no sesionar (se turnan oficialismo y oposición para no dar quórum), no se tiene la menor idea de cuándo se va a votar el tema. Una vez que se apruebe en el Senado, uno supone que el trámite será más rápido en Diputados, donde la mayoría de la bolsa de gatos opositora es más holgada. Pero todos sabemos el final de la historia; Cristina va a vetar la ley, no sin motivos valederos más allá de la política. Ergo, después de un par de meses de trabajar en el tema, todo volverá a cero. Si oficialismo y oposición hubieran negociado en el tema, quizás se hubiera llegado a una solución más inteligente. Pero inteligencia es lo que escasea en el prestigioso cuerpo del Congreso.

Finalmente, el Consejo de la Magistratura. Con decir que la reunión en que se iba a tratar el tema, el último martes, fue suspendida para poder seguir con el show del DNU está todo dicho. Es un tema muy importante, pero en el seno del Congreso es mediático, y nada más.

Así, pese a la hiperactividad del Congreso durante todo el verano, nada ha cambiado. Estamos parados en el mismo lugar que a mediados de diciembre. O peor, porque ahora el Tesoro se está comiendo US$ 6.500 millones de las Reservas. Cómo caminar tres meses para adelante y terminar en el mismo lugar. No es una calesita, son los políticos argentinos.

viernes, 19 de marzo de 2010

Un halo de esperanza para los viejos radicales


Según el amigo Pagni, que cuenta con más información que este humilde blogger, la imagen de Ricardo “Gracias a dios soy hijo de mi padre” Alfonsín sube como la espuma. Actualmente, la imagen positiva sería del 57,7%, la negativa del 23,3% y el desconocimiento, del 7,1%. Todo un activo cuando los eventuales candidatos presidenciales se caracterizan por su altísima imagen negativa.

Hace ya un tiempo, postulé a Alfonsín como una figura a la que no había que descartar de cara a 2011. Más aún, cuenta con el apoyo de los “halcones” (para ser estrictos, aguiluchos) radicales, que no quieren que Cleto sea su candidato. Claro, la panquequeada de Lavagna está fresca en su memoria y en la de sus electores.

En lo personal, creo que Alfonsín Jr está haciendo lo que tiene que hacer. Es un tipo con un fuerte discurso legalista, se muestra cercano a otro constitucionalista muy respetado como Ricardo Gil Lavedra, recorre el país y, sobre todo, está ganando un rol estelar en el Congreso. Todo un descubrimiento, que a esta altura va más allá del legado de Don Raúl.

Además, evitar caer en las discusiones políticas de baja calidad, lo que le garantiza una imagen de tipo moderado. La elección de 2011 no la va a ganar el que tenga más imagen positiva, sino el que tenga menos imagen negativa, porque vamos clavado a una segunda vuelta. Y en ese sentido trabaja el oriundo de Chascomús.

La eventual irrupción de Alfonsín cambiaría el panorama electoral en la Argentina. Básicamente, porque la CC y el Socialismo, integrantes de la fuerza que ganó las elecciones de 2009, no acompañarían la candidatura de Cleto, pero sí la de Alfonsín. Eso haría que la candidatura del ACyS sea claramente mucho más fuerte. Como siempre decimos, Carrió te aporta 15 puntitos que, en una elección cerrada, está claro que son vitales. En otras palabras, si una fórmula del ACyS encabezada por Alfonsín llega bien armada a las próximas elecciones, para mi llega caminando a la segunda vuelta y la gana fácil contra el candidato kirhnerista (será Néstor finalmente? mmmm).

La incógnita radica en cómo reaccionará Alfonsín si el oficialismo y los radicales K -digo, cobistas- empiezan a tomarlo como un rival peligroso y, por tanto comienzan a atacarlo. Por suerte para él, creo que tiene un discurso bastante sólido para resistir los eventuales ataques de poca monta. Hoy el electorado argentino quiere algo de paz, y respeto institucional, y eso es lo que el apellido Alfonsín representa para la mayor parte de los argentinos.

Si fuera Cleto, me empezaría a preocupar. No sea cosa que ni siquiera gane la interna radical.

Amores u Odios

A partir de Marzo de 2008 , algo cambió en la Argentina.

Para los desmemoriados en ese momento el Ministro de Economía era un jóven egresado de una Universidad privada que buscaba cambiarle el perfil a la gestión K.

Su idea fue hacerlo vía una resolución que logró dividir al país.

A partir de ese momento los antagonismos empezaron a ser moneda corriente, fogoneados por el oficialismo (grupo de tareas y comandos civiles mediante), la oposición (fotos con tractores ) y los medios (oligarquía vs. proletariado, o clarín/nación vs. resto del mundo).

Hoy por hoy tomamos partido por todo, por diputados que no conocemos, por senadores que jamás vimos y hasta por ex presidentes del BCRA a los cuales jamás escuchamos.

Las analogías pueden continuar y hasta podemos llegar al último enganche que vió el fútbol argento.

Román también genera amores y odios, no hace falta que diga de qué vereda estoy dicendo esto verdad?

Pero el punto sobre el cuál me gustaría reflexionar es sobre el por qué necesitamos demonizar o idealizar siempre a alguna persona?

Esto muchas veces nos llevó a tomar decisiones claramente equivocadas como elegir a una bolsa de gatos para que nos gobernara con la única premisa de que iba a ser mejor que el que se iba.
Es decir, demonizamos a uno e idealizamos a otros.

En el caso de la elección de Néstor en 2003 demonizamos a la política en si misma e idealizamos al menos malo de todos el cual entró por la ventana a ser presidente (no olvidemos que Lopez Murphy casi logra entrar a un ballotage).

Que pasará en 2011? Idealizaremos a un candidato al cual jamás escuchamos hablar del que lo que más sabemos es que nunca ganaba un gran premio de fórmula 1?

Volveremos a demonizar al que se va sin pensar en nada para elegir al que viene?

Probablemente a Macri le pase lo mismo en la ciudad, el electorado lo demonizará y se idealizará a un candidato que jamás discutió la agenda del distrito.

Amores u Odios, esa es la cuestión

Vaca-yendo la intervención en Liniers

Por cansancio o por decisión política, el Gobierno parece haber abandonado su intento por controlar el precio de la hacienda. Tras varios años en que el precio de la carne se mantuvo relativamente estable en Liniers, en los últimos meses se ha verificado una suba muy marcada. En lo que va de 2010, el aumento es del 36%.


Si bien en 2009 la hacienda ya había subido 51%, la aceleración de los últimos meses es evidente. En particular, es llamativa la suba del 22,9% en febrero de este año, la más pronunciada desde el inolvidable 2002.


El cambio de política en este aspecto es claro. A lo mejor esta manito de Lassie Moreno a los productores ganaderos explique la menor conflictividad que el agro muestra últimamente. Who knows.

La cuestión será ver entonces que parte de la cadena de comercialización de la carne es la elegida por el Gobierno para tratar de mantener estable el precio. Suponiendo, claro, que ese sea un verdadero objetivo de la actual gestión.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Tachero ?


Si Mauro viviese en la Argentina...

Sería amigo de Pando y de profesión tachero?

Pichetto amenaza con pedir la inconstitucionalidad de la Constitución


El delirio en la política argentina está llegando a niveles surrealistas.

El amigo Pichetto, jugador estrella del equipo kirchnerista en el Senado, amenaza con llevar al juez Lavié Pico a juicio político. Por qué? Porque este tipo no quiso aceptar la recusación a otro juez, Marinelli, que era quien había aceptado el amparo contra el uso de Reservas para pagar la deuda.

Así, Pichetto promete escalar en su estrategia de impugnar a todo aquel que no comparta su criterio. Según los rumores, estudia pedir la inconstitucionalidad de la Constitución y la ilegalidad de algunas leyes que le molestan.

El nivel de desesperación del oficialismo sigue subiendo. Y eso que tienen como oposición a una bolsa de gatos bastante poco útil.

Equipo chico

Una muy breve. El siguiente gráfico detalla la posición de la Argentina en las diferentes categorías en el ranking de competitividad del World Economic Forum, entre 133 países.


Argentina está debajo de mitad de tabla en 8 de las 12 categorías, y en el promedio. Estamos particularmente mal en Instituciones, eficiencia de los mercados (de bienes y laboral) y en sofisticación de los mercados financieros.

Obviamente, no necesitamos que vengan desde Davos a decirnos esto. Todos estos temas, en algún momento, los hemos tocado incluso en este blog. Pero sí sirve es para tener en cuenta que nuestras miserias no pasan desapercibidas para el resto del mundo, y que eso tiene costos.

En particular, me parece bastante vergonzosa la posición 126 en instituciones. Todo eso tiene que ver con lo que decía ayer en un posteo, y con muchas otras cuestiones que omití. La resolución a ese tema es política… y ese parece ser el problema.

martes, 16 de marzo de 2010

No exageremos

Retomando un post anterior, y particularmente los comentarios que recibí al respecto, no quiero dejar pasar la oportunidad para decir: no exageremos. Es cierto que Estados Unidos tuvo una crisis importante con epicentro en el mercado de las hipotecas. Pero eso no invalida que su modelo de crédito ha sido exitoso.

Más aún, la crisis subprime ha quedado supeditada a un grupo relativamente pequeño de las hipotecas existentes en el mercado estadounidense. Prueba de eso es que, pese a la crisis, la tasa de morosidad de los préstamos hipotecarios es actualmente del 9,4%. Es una tasa alta, es cierto, pero es evidente que si el 90% de las hipotecas se sigue pagando, la crisis no acabó con ese mercado.


Obviamente la crisis fue y sigue siendo muy grave, pero eso fue porque esas hipotecas de baja calidad –que, de nuevo, representan una minoría en el universo hipotecario estadounidense- apalancaron activos que hasta la crisis cotizaban a un valor infinitamente mayor al de las casas que, se suponía, los respaldaban.

El mensaje es que la crisis del último año no invalida el meritorio historial del mercado de créditos hipotecarios –y de créditos en general- de Estados Unidos. Y no tengo duda de que, cuando pasa la crisis y la regulación se ajuste a la experiencia de esta crisis, el crédito se va a recuperar en ese país.

Cuánto de ese modelo podemos imitar en Argentina es otro cantar. Yo creo que muy poco, al menos mientras no consigamos lograr la estabilidad económica (y particularmente cambiaria y bancaria) de ese país.

Cortito y al pie

Tema lindo para debatir...

Por que en la Argentina no bajan los precios de las propiedades en una clara refutacion de la ley de oferta y demanda?

Dame crédito

Cole comentaba ayer que uno de los problemas que tenemos los jóvenes argentinos es la imposibilidad de lograr cierto progreso. Aunque hay muchos motivos que lo explican, buena parte de la culpa de eso es del pésimo funcionamiento de nuestro mercado crediticio, que está concentrado en los créditos a corto plazo.

Uno de los roles fundamentales del mercado crediticio es permitir suavizar el ingreso de las personas. Todos sabemos que los jóvenes tenemos ingresos relativamente bajos: muchos estamos estudiando, y aunque no estemos estudiando, somos pichi todavía en nuestro laburo. Pero también sabemos de nuestro potencial, y que en algún momento el mercado nos va a remunerar nuestro capital humano (o ese esperamos, aunque nunca se sabe).

Por eso, el mercado crediticio debería ser ciertamente algo más generoso con nosotros los jóvenes prometedores, ayudándonos a dar nuestros primeros pasos para el progreso. En cambio, nos piden un ingreso mensual de $11.000 (el blanco) para acceder a un fucking crédito hipotecario. Pero a no preocuparse, que nos llueven tarjetas de crédito para financiar nuestro consumo.

A ver algunos números. En el último año, en Argentina los créditos al consumo representaron el 24,1% del total. Si sumamos las tarjetas de crédito, el 37,8% del crédito en nuestro país se destina a financiar consumo. En cambio, los préstamos hipotecarios representan solamente el 15,1% del total de los créditos.

En la Tierra de las oportunidades –una buena comparación dado que queremos ver qué tan bueno es el mercado crediticio como motor del progreso-, los préstamos hipotecarios representan el 56,5% de los préstamos totales. En cambio, los préstamos al consumo representan solamente el 12,3%. Una pequeña diferencia con nuestro país, as you may notice.


El BCRA tiene que dejar de perder su tiempo en cuestiones que no le incumben y ponerse a trabajar con seriedad en los que deberían ser sus objetivos: reducir la inflación y expandir el crédito de largo plazo. No digo que esa sea la receta mágica para devolver a nuestro país la movilidad social ascendente, pero claramente es una condición necesaria.

Cambio de roles

Ánimo Cole, que siempre tendremos a Ezeiza. Ahora, sigamos con la semana pesimista de este blog.

Ya sabemos que, en Argentina, cada uno hace lo que quiere. Violamos las normas de tránsito, tiramos basura en la calle, no pagamos los impuestos, tenemos institucionalizada la coima como parte de los costos de todo trámite y no perdemos oportunidad de tomar ventaja de cualquier persona a quien agarremos desprevenida. Esto, que creemos que es así en todo el mundo, es patrimonio argentino, y por eso estamos como estamos. Cualquiera que haya viajado un poco más allá de nuestras fronteras puede verificarlo fácilmente.

Se supone que, para prevenir que una sociedad se descontrole a estos niveles, están las instituciones públicas. El problema, justamente, aparece cuando las propias instituciones se dedican a violar las normas. Ahí es cuando una sociedad como la Argentina pierde toda posibilidad de lograr un grado aceptable de civilidad.

Por ejemplo, tenemos una policía que roba, unos inspectores de la AFIP que por módicas coimas te dejan seguir evadiendo impuestos, unos oficiales de tránsito que, en lugar de tomarte la prueba de manejo para darte el registro, te piden directamente $20 (o lo que sea, según tu cara) o una Justicia que se toma 10 años para resolver un juicio pedorro simplemente porque, pagos mediante, muchas carpetas fueron sepultando la del ciudadano común.

Pero todo eso es razonable cuando las grandes instituciones estatales hacen lo mismo. Y ese es mi punto en este blog. En Argentina, nadie hace lo que debiera, y todos hacen lo que no deberían. En particular, la administración pública argentina sufre un claro problema de confusión en los roles. Veamos algunos ejemplos.

Tipo de cambio: El tipo de cambio debería ser determinado por el mercado, o bien administrado por el BCRA. Eso dice la ley. En cambio, el BCRA solamente instrumenta el tipo de cambio deseado por el Poder Ejecutivo (para ser optimistas, supongamos que el Ministerio de Economía, aunque yo diría que Olivos).

Política de deuda: Le corresponde al Congreso. Lo dice explícitamente la Constitución. En cambio, el Ejecutivo saca un DNU y que se vayan todos a cagar. Y mientras tanto, la pelotuda de Marcó del Pont dice que es atribución del Ejecutivo. Una persona con ese nivel de ignorancia y desprecio por la norma no puede ser presidente del BCRA.

Al baile se suma la Corte Suprema, que si bien trata de cumplir su trabajo, no pierde su oportunidad para diferenciarse políticamente de este Gobierno y así buscar que el próximo Gobierno no la ataque como los K atacaron a la Corte menemista. Y, encima, Cristina ejerce de reina anunciando que está por encima de la ley y que no cumplirá con lo que ésta dispone.

Política tributaria: Corresponde al Congreso. En cambio, se maneja con resoluciones del Ministerio de Economía (do you remember 125?). En el mejor de los casos, hasta el año pasado se mandaba un proyecto al Congreso pero con la orden de aprobarlo sin debate (impuestazo tecno, por ejemplo).

Presupuesto: Otra atribución del Congreso que no ejerce. Gracias a la subestimación de los ingresos públicos y a los superpoderes de Animal Fernández, el Congreso no tiene chances reales de decidir la asignación de los recursos. En cambio, lo termina decidiendo el Poder Ejecutivo.

Política crediticia. Está a cargo del BCRA. Pero como el BCRA está ocupado en cuestiones que no le corresponden –como el pago de la deuda con Reservas-, se encarga el Ejecutivo, que parece que tiene tiempo para todo. Cómo olvidar el fracasado y fraudulento plan hipotecario. Como consecuencia, seguimos siendo uno de los países con menos crédito a largo plazo, y todo lo que se presta va a consumo.

Inflación: La lucha contra la inflación requiere una batería de políticas que involucra a casi todas las patas de la administración pública. En cambio, el único responsable es Moreno, con sus geniales acuerdos de precios. El resultado ya lo sabemos; inflación del 25% anual.

Cuando uno piensa en estas cosas, se da cuenta de cuánto nos falta para llegar a ser un país decente. La verdad, no creo que nunca lo logremos.

lunes, 15 de marzo de 2010

Un poquito de Catarsis

Hace varios días que carezco de ganas / creatividad para escribir un posteo largo y es por ello que me dediqué al del tipo “cortita y al pié”, pero hoy realmente me gustaría hacer una suerte de catarsis de lo que me/nos pasa a todos los jóvenes (y no tanto) con los que suelo hablar del tema.
El joven profesional argentino (de 24-28 años) está en un amplio porcentaje en la misma situación: Con títulos universitarios por doquier (de los de grado y post-grado en muchos casos) ganando sumas realmente con las cuales se hace muy difícil trazar un horizonte de vida medianamente aceptable.
No estoy hablando de vivir de lujos, estoy hablando de vivir sin tener que pensar que la inflación te puede llegar a comer lo poco que las paritarias te puedan llegar a dar.
El punto es que si no venís de una familia acaudalada o tenes una herencia o tenes el culo de haberte ganado el loto, tenes que condenarte al alquiler, si es que llegás a poder alquilar.
Estaría bueno empezar a pensar qué fue lo que pasó para que ninguno pueda lograr por sus propios medios llegar a la tan ansiada situación de poder lograr comprarse un techo…, en profundo contraste con generaciones anteriores (en general nuestros viejos) que sí pudieron.
Ya sé, me dirán que estoy generalizando, que hay gente que se conforma con alquilar y vive contenta y feliz.
No discuto éste punto, sólo digo que esa misma gente quizás vive feliz porque no tiene ni la más remota chance de poder llegar en algún momento a generar el ahorro suficiente para poder llegar siquiera a pensar en cambiar su coyuntura.
Pero yo no, yo no me quiero conformar, yo quiero encontrarle una explicación a semejante cosa inexplicable.
No me quiero meter en la macro dado que éste posteo no busca adentrarse en eso sino solo dejar sentado un pensamiento, pero imagino que mis cobloggers podrán ahondar más en lo importante que es tener crédito para lograr un avance en la vida de cada uno.
Y con esto no me refiero en poder comprarte un LCD en 50 cuotas sin interés.
En la mayor parte de los países medianamente civilizados el acceso al crédito se toma como algo cotidiano para poder lograr un mejor status de vida.
Por qué acá no es una real política de Estado que el acceso al mismo sea una posibilidad para todos?
Y por todos no me refiero a los que tenemos la suerte de ser de clase media, sino a los distintos estratos de la sociedad.
Será que conviene tener gente cada vez más pobre?
La seguimos en la próxima

DeCara2011: 1 - La Nación: 0

Se vete o no la reforma, si el Congreso aprueba la copárticipación del impuesto al Cheque le dará al Gobierno un dolor de cabeza.

Lo dice La Nación. Pero nosotros lo dijimos primero.

Un poco de autobombo no viene mal, che.

viernes, 12 de marzo de 2010

Cambio de Frente

Hablo de la mejor versión del negro Ibarra pegando pelotazos desde la banda derecha hacia la izquierda al vasco Arruabarrena?


No, hablo del cambio que tuvo la posición de Presidente del BCRA, antes tenía un perfil netamente técnico y rara vez se los escuchaba hablar.

Ahora con Mecha, la vemos con Milagro Sala, con Luisito D'Elia, hablando en el Ministerio de Trabajo, etc.

Habrá que acostumbrarse

Convertibilidad, Volumen III

Siguiendo con la saga sobre la Convertibilidad, hoy toca el sector externo. Acá es donde hay, probablemente, más mitos infundados acerca de los vicios de la convertibilidad. Repasemos un poco entonces como le fue a la Argentina en materia de sector externo.

Para eso, lo mejor es dividir el análisis en los dos componentes del Balance de Pagos: Cuenta Corriente (que en Argentina es básicamente la Cuenta Comercial) y Cuenta Capital.

Por el lado de la Cuenta Corriente, el saldo durante los ’90 fue bien negativo. Entre 1992 y 2001 se acumuló en total un déficit de la Cuenta Corriente de US$ 87.819 millones. Casi nada. En promedio, el déficit de Cuenta Corriente fue de US$ 8.782 millones.

Quizás por eso es que la gente suele pensar que nuestro desempeño exportador en la Convertibilidad fue muy malo. Lo cierto es que las exportaciones tuvieron durante el régimen un notable crecimiento hasta el pico de 1998. Como se veía observaba también cuando hicimos el balance de la Convertibilidad en materia de crecimiento, hasta 1998 el modelo venía bárbaro en términos de exportaciones. El problema es que a partir de ahí empieza el colapso. Otra vez, más culpa de los políticos cómodos/cobardes que solemos tener que del modelo en sí.


Comparemos un poco el desempeño de las expo en la Convertibilidad con el del “modelo” K. Para eso, comparo la evolución de las expo en número índice. En la abscisa, el año del modelo (la Convertibilidad la arranco en 1992, el “modelo” K en 2003).


La verdad, no hay diferencia. Efectivamente, el mal desempeño exportador de los ’90 es un mito, o el buen desempeño en la era K es un mito, o ambos son mitos. Los dos no puede ser verdad. Salvo que haya un efecto precio. Si medimos las expo sólo en cantidades, tenemos el siguiente gráfico. Acá los datos tampoco respalda a la teoría de los maléficos ’90.


Claramente, el desempeño exportador no fue tan malo como se dice. El saldo comercial dio en esa época tan negativo por el crecimiento de las importaciones. Veamos la comparación con el resto del mundo.


Comparemos ahora las importaciones de la oscura época liberal con las de la luminosa era kirchnerista.


Gráfico durísimo para los defensores de este modelo, o críticos acérrimos de la Convertibilidad, o ambas cosas. Las importaciones crecen en la era K claramente por encima de la Convertibilidad. Lo que pasa es que Néstor tuvo la suerte de heredar un país con una brecha comercial positiva inmensa. No veo ningún mérito en la política externa de este Gobierno. Al menos, sus resultados son iguales o peores a los de la Convertibilidad.

Como conclusión parcial, no nos fue tan mal en la Cuenta Corriente como creíamos. Los últimos años tuvimos buen desempeño comercial gracias a los precios internacionales y al colapso de las importaciones en la crisis, pero si el modelo se sostiene inevitablemente volveremos a ver déficits como los de los ’90, porque no hay una verdadera política exterior. Sólo el tipo de cambio nominal, que ya sabemos que en el mediano-largo plazo es una herramienta obsoleta.

Veamos ahora lo que pasó por el lado de la Cuenta Capital. Entre 1992 y 2001, se acumuló un saldo positivo de la Cuenta Capital de US$ 110.221 millones, más que compensando el resultado negativo de la Cuenta Comercial. En contraposición, desde 2003 se acumula un déficit de la Cuenta Capital de US$ 6.444 millones.

Como consecuencia, y contra lo que suele pensarse, la Argentina mostró un resultado positivo del Balance de Pagos (CC+CK) en siete de los diez años que duró la Convertibilidad. Uno de los años deficitarios fue 1995 (Tequila). Los otros dos fueron 1999 y 2000, cuando el modelo ya estaba agotado y generaba cero confianza como para que alguien viniera a poner plata acá.


Esto no significa que la Argentina tuviera una posición externa sólida en la época de la Convertibilidad. De hecho, pasaba lo contrario. El sostenimiento del frente externo dependía crucialmente de que siguieran entrando capitales, lo que a su vez dependía de la confianza en el país. Se generaba un círculo vicioso en época doradas, y un círculo vicioso en nuestras horas más bajas. Pero ojo, ahora seguimos siendo muy vulnerables. Si antes dependíamos del humor de los mercados financieros, hoy dependemos de que no se pinche la burbuja de los commodities.

Otra variable interesante es la IED. En la Convertibilidad, Argentina recibió IED por un total de US$ 76.440 millones, es decir un promedio de US$ 7.144 millones por año. En cambio, el modelo K acumulaba hasta 2007 (último dato publicado) una recepción de IED por US$ 23.042, un promedio anual de US$ 4.608. Hasta ahí, la lectura favorable para la Convertibilidad. Cuando analizamos los datos con un poco más de detenimiento las cosas no son tan buenas. En la Convertibilidad, el 56,4% de la IED fue cambio de manos, mientras que en el “modelo” K representó sólo el 5,7%. Además, en el régimen K se reinvierten muchas más utilidades que en la Convertibilidad. Eso, obviamente, no significa que ahora recibamos mucha y muy buena IED, sino que sólo indica que la Convertibilidad fracasó en atraer inversiones greenfield, que son teóricamente las más deseables.

Como conclusión, en mi opinión nuestro sector externo tuvo durante la Convertibilidad, y pese al cáncer que muchos creen que es el tipo de cambio bajo, un buen desempeño. Es cierto que fuimos muy vulnerables al clima financiero internacional, pero hoy también somos muy vulnerables indirectamente, por la burbuja del precio de los commodities.

Los datos confirman, efectivamente, que la Convertibilidad fue una herramienta exitosa para mejorar el desempeño externo de la Argentina, aunque no fue suficiente para reducir nuestra exposición a los mercados mundiales. Otro mito anti-Convertibilidad que se cae. No defiendo la Convertibilidad, pero para criticarla hay que empezar por mirar los números, y no basar la argumentación en hipótesis sin ningún sustento empírico. Néstor, Mecha, Vudú, BAE, Página 12 y muchos otros, I’m looking at you.

Buen fin de semana.

Vuelta a la pubertad

Además de problemas mentales, nuestros legisladores parecen tener un problema de parálisis, somnolencia e inmadurez.

Una vez más, el oficialismo madrugó a la bolsa de gatos opositora, como habían hecho hace unos días cuando no les dieron quórum para votar la composición de las comisiones. Ahora, se compraron un par de senadores opositores y se acabó la embestida contra “Que país generoso” Marcó del Pont. La semana pasada, había sido la oposición quien madrugó al oficialismo, con el cambio en la composición de las comisiones, el pedido de interpelación del Jinete sin Cabeza y el rechazo al pliego de Mecha.

Claro que para cualquier ser racional esta era una posibilidad muy factible. Como habíamos dicho hace un tiempo, la paridad en el Senado hace que cada opositor tenga casi poder de veto. Valiosa lección del cadáver ambulante Carlos Menem.

Si todos sabíamos que el oficialismo iba a tratar de transformar el 35-37 en un 37-35, cómo es que se dejó madrugar el núcleo duro de la bolsa opositora? Evidentemente, son bastante más lerdos de lo que parece.

Además, la oposición también muestra un retroceso en la solidez de su estrategia. Mientras la UCR hace honor a su historia y empieza a transar con el Gobierno para allanar su propio camino a la Casa Rosada, los sectores más críticos quieren endurecer las posiciones y paralizar completamente al Gobierno. En ambos casos, claramente, se persigue un fin político a costa del correcto funcionamiento de nuestras instituciones. Vieja historia por estos pagos.

Todo este año seguramente lo pasaremos así. Con los opositores y los oficialistas tratando de convencer al grupito comprable de Senadores (bah, comprables son todos, lo que cambia es el precio… “putos hay de sobra, lo que faltan son financistas”), va a ser difícil predecir el resultado de una elección hasta que se aprete el botón. Y aún así, seguramente va a haber pocas sesiones, porque, cual nenes caprichosos, el grupo que esté en desventaja se negará a sentarse y dar quórum.

Un país cada vez más maduro...

Trifásicos



En los últimos días, y desde mi vuelta de la tierra de Obama, comencé a observar una cierta sintonía entre Carrió, Reutemann y Felipe Solá.

La sintonía entre la primera y el tercero se comenzó a notar fuertemente durante el Enero-Gate, trabajando conjuntamente para enfrentar el conflicto del uso de reservas.

A ésto se le suma el análisis que realiza Reutemann sobre el estado de la oposición y el que realiza la misma Lilita.

Lole también se siente “desentusiasmado” de cara al 2011, un nuevo neologismo en la carrera del sojero santafesino.

No resulta extraño que la líder de la oposición comience a tener mas sintonía con la vertiente anti K del peronismo y se encuentre cada vez mas alejada de sus ex compañeros de la boina blanca.

La razón? Es simple, los radicales se posicionan como mas “dialoguistas” con el Gobierno seguramente bajo la idea de que si logran ser gobierno (es decir, si logran parar la hemorragia de votos de Cobos) seguramente necesiten a los Rossi, Marconato y Miguel “El DIA que fracase con la 125 pensé que me mataban” Pichetto.

A seguir de cerca como se mueve esta mesa de 3 patas.

jueves, 11 de marzo de 2010

Imbéciles

Digo yo....

Si la oposición fuera un poco menos imbécil....no debería haber dado quorum y lograr coparticipar el impuesto al cheque?

No hubiera sido eso una victoria absolutamente superior que la supuesta derrota de no poder sacar a Marcó?

El Cabaret de Latorre


De Gambetita??

Nono, de Roxana, que dejó en claro que la oposición, es un cabaret.

Insisto con que Mecha no es idónea para ser presidenta del BCRA pero también debemos admitir que la oposición es absolutamente nefasta

Ilustre


Quizás porque estuve fuera del país omití saludar al señor 218 , nuevo ciudadano ilustre.

suerte en SA , y sigan mamando

Plato del día: sapo


Parece que el Gobierno va a aceptar que el uso de las Reservas para pagar la deuda se discuta con un proyecto de Ley. Más vale pájaro en mano, habrá pensado Néstor. Como estrategia, no está mal. La oposición cantará victoria a los cuatro vientos, y el Gobierno seguramente también porque es probable que se le apruebe el uso de las Reservas.

Los que no cantamos victoria somos los que entendemos algo de economía. El proyecto que se va a discutir es casi lo mismo que el DNU de Cristina. Lo único que cambia es que la plata se le gira gradualmente al Tesoro, en lugar de toda junta como el Gobierno querría en su mundo ideal.

Por lo tanto, la medida sigue siendo pésima. Ya sabemos hasta el hartazgo los vicios del uso de Reservas para pagar deuda a tenedores privados, y eso no cambia mucho por el hecho de que se instrumente vía Ley. En el mejor de los casos, reduce un poco la probabilidad de nuevos embargos.

En primer lugar, económicamente es una pésima idea usar Reservas para pagar deuda del Tesoro. Hay efectos negativos importantes por el lado cambiario, inflacionario y fiscal. Pero además el proyecto de ley tiene errores u omisiones técnicas importantes. A saber.

1) Sigue usando el concepto de Reservas de libre disponibilidad. Que a esta altura del partido no hayan entendido que no existe tal cosa como reservas excedentes en un régimen de tipo de cambio flotante habla claramente de la idiotez de nuestros legisladores.

2) Se viola la Carta Orgánica al hacer que el BCRA suscriba un activo no líquido del Tesoro (es increíble que el proyecto considere que una Letra a 10 años no transferible es un activo de “reconocida solvencia y liquidez”).

3) No contempla un uso para los US$ 6.500 millones que se van a liberar del Presupuesto.

4) No tiene mecanismos de control del uso de esas Reservas.

Por eso, el proyecto de ley no es de ninguna manera superador del DNU vigente. Uno podría consolarse pensando que el giro gradual de los Reservas evita un uso demasiado descontrolado de los recursos, pero eso es poca cosa.

En fin, la oposición paupérrima que tenemos está por caer en una nueva trampa del oficialismo. Esta ley será en términos prácticos lo mismo que el famoso DNU. Así que victoria real para los K, victoria mediática para la oposición. Y nosotros nos comemos un nuevo sapo.

2020, odisea del espacio (argento)


Néstor volvió, al lugar del que renunció luego de perder contra el marketing del ex casa tía.

Pero lo interesante es que volvió reloaded prometiendo quedarse hasta 2020 para lograr la distribución del ingreso, que los trabajadores participen del 50 % del PBI como quería el General y la querida Evita Perón.

El General si viviera pediría por favor desaparecer del planeta.

Obviamente no perdió oportunidad de declarar que la década del 90 fue la época del neoliberalismo, seguramente la gente rentada que lo acompañaba en el acto no vivió en éste país durante esa época donde el querido jerarca de la línea 60, perdón, del PJ era el Gobernador de una Provincia que fugó capitales.

Realmente creo que no existe ni la más remota posibilidad de que Néstor logre perpetuarse en el poder a pesar de la nefasta oposición que tenemos en éste país, donde la otrora líder de la oposición continúa siendo la mas coherente en sus argumentos.

Sin nafta, sin carne, sin justicia, pero con la idea de un Néstor 2020

Así estamos.

miércoles, 10 de marzo de 2010

A Mercedes le "marcan" el camino


A la querida Marcó todo parece suponer que le quedan pocas horas de vida por abrir las puertas del BCRA a la merced del poder ejecutivo.

No es mi interés discutir a Mecha como profesional por más que sus defensores a ultranza catalogan su accionar al frente del Banco Nación como exitoso (Gracias Chazz por el dato).

A ellos les recuerdo que el Banco Nación también actuó como financista del Gobierno en lugar de canalizar sus reservas a fomentar el desarrollo.

Si quieren disctutir, lo discutimos.

Ah, por último, el BCRA no tiene como misión principal fomentar el desarrollo tampoco, hagamos un Banco a la Brasil para eso como ya dijimos en alguna oportunidad.

Mecha, 32% de inflación debería ser tu meta, o lo debería haber sido cuando tuviste la chance de ser presidenta del BCRA, hoy quizás ya sea tarde para recordarlo.

martes, 9 de marzo de 2010

Hay que negarlo Benjamín


Yo no fui, yo no estuve

Eso decía Guille Franchella en el premiado film

Comportamiento argento, el de negar lo innegable

33.2 % de inflación anual proyectada por www.inflacionverdadera.com

Krustylandia sigue en pie

lunes, 8 de marzo de 2010

Al mal paso darle prisa


Según Crítica, Néstor quiere adelantar las elecciones para febrero o marzo, con el objetivo de agarrar mal parada a la oposición –y a su eventual competencia dentro del pejotismo- y conciente de que de acá hasta el final de la gestión de Cristina no puede más que perder imagen. Parece un déjà vu, pero no. Néstor quiere implementar la misma estrategia que falló en 2009. Corazón con agujeritos apuesta a que se cumpla el “persevera y triunfarás” y no que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”.

Pero hay una interpretación más profunda de esa posible jugada, y es que el kirchnerismo reconoce su incapacidad para gobernar en las condiciones actuales. Se sabe que a Néstor y Cristina les gusta moverse en ese escenario de campaña electoral permanente; se manejan permanentemente como si fueran candidatos a un cargo, y no como si ya lo estuvieran ocupando. Por eso, no pierden oportunidad para cuestionar a la oposición y recordar un pasado peor. Todo lo contrario de lo que debe hacer un político en funciones: buscar consensos y trabajar para un futuro mejor.

Lo que sí es un dato nuevo es que, a sólo unos pocos días de la derrota estrepitosa en el Senado, el Gobierno ya esté teniendo que replantear su estrategia. La verdad, parecían más inteligentes. Esta intención de agitar el fantasma de las elecciones anticipadas puede servir para retomar el manejo de la agenda pero también para presionar a los opositores, como lo hicieron con su amenaza de renuncia durante la crisis de la 125.

Ahora bien, si los K deciden adelantar las elecciones, lo que están haciendo es renunciar a gobernar de acá a 2011. Es claro que si la oposición hoy es dura, en un marco de campaña presidencial lo será más, y buscará rechazar todo proyecto de ley y DNU que el Gobierno genere. Probablemente sea eso lo que quieren: dejar de gobernar y empezar a hacer campaña, que es lo que les gusta.

Otra lectura posible y complementaria es la idea de reforzar la candidatura de su enemigo favorito, que no es otro que Cleto. Es claro que Néstor considera a Cleto un rival menos peligroso que un pejotista de la vieja escuela o que un radical puro. Ni hablar de una Carrió, que le pondría las esposas a él y Cristina inmediatamente después de recibir la banda presidencial.

Hoy Cleto es el gran favorito para las elecciones de 2011, pero viene sangrando intención de voto. Pero el adelantamiento de las elecciones le vendría al pelo, ya que le permitiría salir del actual entuerto institucional al colocarlo como figura opositora oficial en el contexto de una campaña. Decisión a pedir de Cobos, como la propuesta de recortarle los poderes que hace poco impulsó el kirchnerismo.

Veremos que pasa. No creo que adelanten las elecciones, a menos que la cosa se les ponga muy peluda. Eso dependerá también de lo que haga la oposición. Pero me parece que en general tampoco a ellos les conviene adelantar las elecciones para febrero-marzo. Así que Néstor parece haber encontrado otra herramienta con la que negociar.

domingo, 7 de marzo de 2010

Respeto


Estar una semana en Japón es más que suficiente para darse cuenta por qué esta sociedad es tan famosa.

Como podrán ver en la foto, es imposible ver en el subte de tokyo una persona ocupando el "carril rápido" de las escaleras mecánicas. También es imposible ver a alguien tirando un papel al suelo, x más que no haya tachos de basura en ningún lado. Nadie se cuela en el subte, nadie cruza en rojo, el peatón siempre tiene prioridad y ni hablar una embarazada (que hay muy pocas) o una mujer con chicos pequeños.

Sería bueno aprender como sociedad de esta gente, la cual valora la palabra, prioriza el orden, paga todo lo que tiene que pagar y por encima de todo, mantiene un respeto mutuo envidiable.


Si como sociedad funcionaramos algo más parecidos a Japón , tendríamos mejores dirigentes, mejores obras de infraestructura, mejores empresas, etc, etc. Tenemos q darnos cuenta que la solución parte de nosotros

Los dejo con un mapa de la red de subtes de Japón, parecida a la nuestra...

viernes, 5 de marzo de 2010

Gancho a la mandíbula



Con la intención de coparticipar el Impuesto al Cheque, la oposición busca golpear al Gobierno directo en la mandíbula por dos motivos: i) le saca recursos al Gobierno –que para Néstor es como si le sacaran un riñón- y ii) le da mayor autonomía económica a las provincias, permitiendo una mayor independencia política con respecto al Gobierno nacional.

En estos últimos dos días, la ofensiva de la bolsa de gatos opositora para coparticipar el Impuesto al Cheque avanzó a pasos agigantados, y es casi un hecho que el proyecto se va a transformar en ley. Aclaro que preferiría que se elimine al más distorsivo de los impuestos con que contamos, pero esto es lo que hay y coparticiparlo es mejor que nada. Por supuesto, es altamente probable que el Ejecutivo vete la ley, pero ese es otro cantar sobre el que volveremos al final del posteo. Primero quiero ponerle números a la propuesta opositora.

Para empezar, la estructura de coparticipación es la siguiente: el 70% de la recaudación del impuesto va como asignación específica al Tesoro Nacional y el 30% restante es coparticipable. De ese 30%, el 15% (el 15% del 30%, o sea, no la mitad de ese 30%) va a financiar ANSES (que joda, como si ANSES y el Tesoro fueran cosas distintas) y el resto va 56,66% a las provincias y el resto a la Nación. Es decir que hoy, del total recaudado, la Nación se queda con el 81,1%, las provincias con el 14,4% y ANSES con el 4,5%. Este esquema empezó en 2002, en 2001 fue todo para el Gobierno de Chupete (y un cachito para el de Puerta, el de Camaño y el del Adolfo).

La coparticipación viene a cambiar drásticamente la distribución del Impuesto al Cheque. En el gráfico a continuación, la proyección de la distribución asumiendo que en 2010 la recaudación del Impuesto al Cheque crece 25% (razonable) y que la coparticipación se hace retroactiva para los meses del año (recién empieza marzo, si hay ganas se puede hacer).


Obviamente, el impacto es significativo. ANSES desaparecería de los beneficiarios del Impuesto (Chodos, la tenés adentro, diría el Diego), las provincias pasarían al quedarse con el 56,66% (casi el cuádruple de lo que hoy reciben) y a la Nación le quedaría el 43,34%, poco más de la mitad de su porción actual de la torta.

El impacto sobre las finanzas públicas de esta medida sería significativo. Para verlo, en el gráfico que sigue comparo el resultado financiero del consolidado de las provincias con el que hubieran tenido (ceteris paribus… para que vean que de verdad soy economista) de haber coparticipado el Impuesto al Cheque. Obviamente, se está haciendo el burdo supuesto de que las transferencias de la Nación a las provincias hubieran sido las mismas. Eso es falso, pero de todos modos el ejercicio da una buena idea del efecto de los recursos en juegos sobre los presupuestos provinciales.


El déficit financiero de 2009 hubiera sido cerca de la mitad del efectivo, y además hubiera sido el primer año de déficit desde 2003. Eso contrasta claramente con la situación real, donde las provincias llevan 3 años de déficit financiero.

Claro que esto no le hubiera salido gratis a la Nación, y ahí está el meollo del asunto. A continuación, mismo gráfico que el previo, pero para la Nación. De nuevo, las mismas advertencias que para el ejercicio anterior.


El impacto visualmente es menor, pero si vamos a los datos la diferencia es espectacular. Con Impuesto al Cheque, el superávit financiero sumado para 2001-2009 es de $38.055 millones. Si se hubiera coparticipado ese impuesto, el saldo hubiera sido de $711 millones… hardcore.

La coparticipación del Impuesto al Cheque tendría un efecto importante en la independencia económica de las administraciones provinciales, aunque no sería una panacea en ese sentido. Una forma de verlo es el impacto de los recursos perdidos por las provincias por la no coparticipación de ese impuesto.


El monto perdido viene representando algo más del 8% de los recursos propios (impuestos provinciales + coparticipación + Ley de Financiamiento Educativo) desde 2004, y llegó al 10,6% en 2002. Esa es la holgura (chivo subliminal al Banco Provincia) y autonomía que la no coparticipación del Impuesto al Cheque le saca a los gobierno provinciales.

Otra forma de verlo es calculando ese monto no coparticipado como porcentaje de las deudas provinciales. A 2007 (último dato), lo que las provincias perdieron por la no coparticipación del impuesto representaba el 27,7% del stock de deuda. Una animalada que debe haber crecido en 2008 y probablemente también en 2009.

Volviendo sobre el tema del veto, es altamente probable que la medida no le caiga muy bien a Cristina y la vete. Por un lado, es razonable: seguramente hay contratos firmados por obras públicas en provincias cuya realización parten del supuesto de que se va a contar con los recursos que la modificación le sacaría a la Nación. Por eso sería bueno que la oposición y el oficialismo concreten la reforma, pero para materializarse en un horizonte de algo así como un año, para que los contratos puedan reelaborarse y sean las provincias las responsables de pagar parte de la obra pública que hoy paga la Nación (con recursos ajenos, claro). Eso no va a pasar, y por eso se va a vetar la ley.

Pero incluso en el caso de que se vete la reforma, el avance opositor le pone mucha presión al oficialismo. Básicamente porque la oposición está demostrando que ahora sí tiene algo para ofrecerle a las provincias. Y porque los gobernadores entenderán que el veto es mucha plata perdida para sus administraciones, y le pueden pasar la factura al Gobierno nacional, algo a lo que los K no están acostumbrados.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Confirmado: ahora importamos catenaccio


Otra prueba de que el tipo de cambio nominal alto no incentiva la sustitución de impo: Argentina se transforma en un fuerte importador de catenaccio italiano.

Es así nomás, nos encomendamos a Messi e Higuaín. Esta vez el salvador fue el Pipita, ya habrá tiempo para Messi u otro.

Gracias por tu magia


Chau Mecha, gracias por todo




Overshooting

El lunes, Cristina le declaró la guerra al Congreso y a la Justicia, con la jugada (despreciable pero magistral, por cierto) en torno al uso de las Reservas. Entre ayer y hoy, el Congreso se encargó de responder a esa declaración con artillería pesada.

Seguramente, la oposición en el Parlamento quiso dejarle en claro al oficialismo que, a partir de ahora, las puñaladas por la espalda van a tener una respuesta costosa para el Gobierno. En la última semana, el oficialismo dejó en evidencia a la oposición en dos oportunidades: cuando no le dio quórum en el Senado la semana pasada, y la ya mencionada de este lunes.

A esas dos tomadas de pelo del kirchnerismo, la bolsa de gatos opositora le respondió con sendos paseos en Diputados y en el Senado. El baile en Diputados, que se concretó ayer, ya lo comenté.

Pero la respuesta en el Senado fue todavía más contundente. Se quedaron con las comisiones, pusieron en jaque la continuidad de Marcó del Pont al frente del BCRA, van a interpelar a Vudú (a su cuerpo, porque su cabeza no aparece por ningún lado), van a tratar bien rápido la derogación del DNU del Fondo del Bicentenario y, como frutilla del postre, van a avanzar en la coparticipación del impuesto al cheque. En todos estos frentes, el impacto sobre la caja oficialista es directo. La oposición, parece, entendió dónde debe golpear para que al kirchnerismo le duela.

Francamente, me preocupa que la oposición pueda caer en un exceso. Hasta ahora, las medidas son razonables. Quizás la interpelación al Jinete sin Cabeza sea hecha principalmente con sentido de espectacularidad, ya que todos sabemos que el buenazo de Amado no toma decisiones importantes.

El riesgo, sin embargo, es que se caiga en un revanchismo y se busque realmente debilitar al Gobierno. Para ser claro, el Legislativo tiene la obligación de acotar y controlar al Ejecutivo, pero no debe debilitarlo. Si consideran que el Ejecutivo argentino es demasiado fuerte, entonces habrá que avanzar en una reforma para reducir el grado de presidencialismo (soñar no cuesta nada), pero ese debilitamiento no debe hacerse a través de medidas que tengan como único objetivo la revancha. Es decir, la oposición no debe sobrerreaccionar.

Quienes despreciamos el estilo de gestión K lo último que queremos ver es que haya un contagio hacia la oposición, por lo que sería bueno que el bloque no oficialista se concentre en hacer lo necesario y que no caiga en la tentación de propinarle al oficialismo derrotas todos los días por el mero impacto mediático. Sería triste que, por estar ocupados en eso, no logren corregir realmente los vicios derivados de los casi siete años de gestión K.

Cambio de roles


Ayer, en la Comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados, la oposición empezó a mostrar las cartas. Encabezados por un Prat Gay (*) más combativo que de costumbre, forzaron una convocatoria a “Estado Estado” Marcó del Pont (aka “Inútil”) y a su poderoso y bien capacitado Directorio. La convocatoria se concretó contra la voluntad del kirchnerismo, que quería que se siga su interpretación del procedimiento de la Carta Orgánica (que parece que ahora sí debe ser respetada).

Más allá de que ahora Mecha se niega a asistir al Congreso (tendrá fresco el recuerdo del paseo que Prat Gay le pegó a al demonio neoliberal de Redrado en su última visita?), lo de ayer pone en evidencia cómo se mueven los políticos argentinos. Hasta diciembre, el oficialismo había pasado por encima de toda norma y estatuto, recurriendo a su mayoría para imponer la agenda y los procedimientos aún en contra de los reglamentos. La impotente oposición se aferraba a los reglamentos, tratando de ganar tiempo para ver si a alguno se le caía una idea.

Ahora las cosas cambiaron. Parece ser que la oposición será quien se lleve puestas las normas institucionales gracias a su mayoría, mientras que el kirchnerismo jugará a hacer tiempo siempre que pueda. El otro camino, obviamente, será saltear al Congreso tanto como se pueda.

Otra cuestión llamativa de la reunión de ayer es que ambos bloques se torearon advirtiendo que “el libro de pases” de legisladores está abierto. En otros términos, reconocieron públicamente que aún hay varios legisladores que están dispuestos a cambiar de bando si la oferta económica y/o política es tentadora. Patético, aunque no sorprende. Habrá que estar atentos a esos movimientos, aunque lo más probable es que el flujo vaya desde el oficialismo a la oposición… a nadie le gusta estar del lado perdedor.

No creo que la nueva actitud de la oposición en el Congreso complique demasiado al Gobierno, pero al menos les va a generar algún dolor de cabeza. Ayer no podía aguantarme la risa al ver el temblor de manos que tenía un diputado K producto de los nervios de verse desafiado por primera vez en mucho tiempo.

(*) Admito que la foto que acompaña este blog ha hecho que Alfonso suba varios puntos en mi consideración. Además de muy buen economista, es culé... todo un grosso.

Es gol de Martin, martin ,martiiinnn

Para todos los detractores

218

nada mas

sigan mamando

martes, 2 de marzo de 2010

Tan cerca, tan lejos...

Discurso del presidente electo uruguayo Pepe Mujica.

Señora Presidenta de la Asamblea General, mi querida Lucía, Legisladores y Legisladoras que representan la diversidad de la Nación, Presidentes y Presidentas de países amigos que están con nosotros, altos funcionarios destacados para apoyar esta ceremonia, cuerpo Diplomático, Presidente de la Suprema Corte de Justicia, Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, Señores ex Presidentes, Dirigentes de los Partidos Políticos del Uruguay y de las principales organizaciones sociales, de las comunidades religiosas, en fin, señores y señoras. A todos los aquí presentes, gracias.Y también gracias a todos ustedes, compatriotas del alma, que nos acompañan en sus casas y en las calles.

Mis conocimientos jurídicos, extraordinariamente escasos, me impiden dilucidar cuál es el momento exacto en que dejo de ser presidente electo para transformarme en presidente a secas.

No se si es ahora, o si es dentro de un rato, cuando reciba los símbolos del mando de manos de mi antecesor.

Por mi parte, desearía que el título de "electo" no desapareciera de mi vida de un día para otro. Tiene la virtud de recordarme a cada rato que soy presidente sólo por la voluntad de los electores.

"Electo" me advierte que no me distraiga y recuerde que estoy mandatado para la tarea. No en vano, el otro sobrenombre de los presidentes es "mandatario".

Primer mandatario, si se quiere, pero mandado por otros, no por sí mismo.

Con mejores palabras y más solemnidad, esto es lo que la constitución establece.

La Constitución es un marco, una guía, un contrato, un límite que encuadra a los gobiernos.

Ese es su propósito principal.

Pero es también un programa, que nos ordena cómo comportarnos, en cuestiones que tienen que ver con la esencia de la vida social

Por ejemplo, nos manda literalmente evitar que las cárceles sean instrumentos de mortificación.

O nos dice NO reconocer ninguna diferencia de raza, género o color.

¡Cuánta deuda tenemos aún con la constitución!!

¡Con qué naturalidad la desobedecemos!

No está de más recordarlo hoy, un día en que nos enorgullecemos de estar aplicando las reglas con todo rigor y detalle.

Pondremos todo nuestro empeño en cumplir los mandatos constitucionales. En cumplir los que aluden a las formas de organización política del país, por supuesto Y también en cumplir los enunciados constitucionales que describen la ética social que la nación quiere darse.

Hoy es el día cero o el día uno de mi gobierno.

Y para mí, gobernar empieza por crear las condiciones políticas para gobernar.

Por si suena como un traba-lenguas, lo repito:

para mí, gobernar, empieza por crear las condiciones políticas para gobernar.

Y gobernar, para generar transformaciones hacia el largo plazo, es más que nada crear las condiciones para gobernar 30 años con políticas de estado.

Me gustaría creer, que esta de hoy, es la sesión inaugural de un gobierno de 30 años.

No míos, por supuesto, ni tampoco del Frente Amplio, sino de un sistema de partidos, tan sabio y tan potente, que es capaz de generar túneles herméticos que atraviesan las distintos presidencias de los distintos partidos ,y que por allí, por esos túneles, corren intocadas las grandes líneas estratégicas de los grandes asuntos.

Asuntos como la educación, la infraestructura, la matriz energética o la seguridad ciudadana

Esto no es una reflexión para el bronce ni para la posteridad. Es una formal declaración de intenciones.

Me estoy imaginando el proceso político que viene, como una serie de encuentros, a los que unos llevamos los tornillos y otros llevan las tuercas.

Es decir, encuentros a los que todos concurrimos, con la actitud de quien está incompleto sin la otra parte.

En ese tono se va a desarrollar el próximo gobierno del Frente Amplio.

Asistiendo incansablemente a las mesas de negociación con vocación de acuerdo.

Puede ser que el gobierno tenga más tornillos que nadie,

Más tornillos que el Partido Nacional, más que el Partido Colorado, más que los empresarios y más que los sindicatos…

¿Pero de qué nos sirven los tornillos sueltos, si son incapaces de encontrar sus piezas complementarias en la sociedad?

Vamos a buscar así el dialogo, no de buenos, ni de mansos, sino porque creemos que esta idea de la complementariedad de las piezas sociales, es la que mejor se ajusta a la realidad.

Nos parece que el diagnóstico de concertación y convergencia es más correcto que el de conflicto, y que sólo con el diagnóstico correcto, se puede encontrar el tratamiento correcto.

Miramos la radiografía, y lo que vemos adentro de la sociedad, son formas convexas y cóncavas, negociando el ajuste, porque se necesitan entre si. Entonces pensamos que sería contra natura, que los representantes políticos de esos retazos sociales, nos dedicáramos a separar y no a concertar.

En Uruguay, todos los partidos políticos son socialmente heterogéneos. Pero los partidos tienen fracciones, y las fracciones tienen acentos sociales.

Pero aún en el caso de las fracciones más específicamente representativas de sectores, el mandato de sus votantes no es el de atropellar ciegamente para conquistar territorio.

Hace rato que todos aprendimos que las batallas por el todo o nada, son el mejor camino para que nada cambie y para que todo se estanque.

Queremos una vida política orientada a la concertación y a la suma, porque de verdad queremos transformar la realidad.

De verdad queremos terminar con la indigencia

De verdad queremos que la gente tenga trabajo.

De verdad queremos seguridad para la vida cotidiana.

De verdad queremos salud y previsión social bien humanas.

Nada de esto se consigue a los gritos. Basta mirar a los países que están adelante en estas materias y se verá que la mayor parte de ellos tienen una vida política serena.

Con poca épica, pocos héroes y pocos villanos.

Más bien, tienen políticos que son honrados artesanos de la construcción.

Nosotros queremos transformaciones y avances de verdad.

Queremos cambios de esos, que se tocan con la mano, que no sólo afectan las estadísticas sino la vida real de la gente.

Para lograrlo estamos convencidos de que se necesita una civilizada convivencia política

Y no vamos a ahorrar ningún esfuerzo para lograrla.

Por supuesto, nada de esto comienza con nosotros. El país tiene hermosas tradiciones de respeto recíproco que vienen de muy atrás.

Pero es probable que nunca hayamos estado tan cerca de conseguir un cambio cualitativo en la intensidad de esos vínculos entre partidos políticos.. Quizás ahora podemos pasar de la tolerancia a la colaboración, de la confrontación controlada a ciertos modos societarios de largo plazo.

Con el Frente Amplio en el gobierno, el país ha completado un ciclo. Ahora todos sabemos que los ciudadanos no le extienden cheques en blanco a ningún partido y que los votos hay que ganárselos una y otra vez en buena ley. Los ciudadanos nos han advertido a todos que ya no son incondicionales de ningún partido, que evalúan y auditan las gestiones, que los que hoy son protagonistas principales, mañana pueden convertirse en actores secundarios.

Después de 100 años, al fin, ya no hay partidos predestinados a ganar y partidos predestinados a perder.

Esa fue la dura lección que los lemas tradicionales recibieron en los últimos años. El país les advirtió que no eran tan diferentes entre sí como pretendían, que sus prácticas y estilos se parecían demasiado y que se necesitaban nuevos jugadores, para que el sistema recuperara una saludable tensión competitiva.

Por su parte el Frente Amplio, eterno desafiante y ahora transitorio campeón, tuvo que aceptar duras lecciones, no ya de los votantes sino de la realidad. Descubrimos que gobernar era bastante más difícil de lo que pensábamos, que los recursos fiscales son finitos y las demandas sociales infinitas,

que la burocracia tiene vida propia, que la macroeconomía tiene reglas ingratas pero obligatorias.

Y hasta tuvimos que aprender, con mucho dolor, y con vergüenza, que no toda nuestra gente era inmune a la corrupción.

Estos últimos años han sido entonces de intenso aprendizaje para todos los actores políticos.

Es probable que todos estemos ahora más maduros y por tanto listos para pasar a una etapa cualitativamente nueva en el relacionamiento entre fuerzas políticas.

Cada una con su identidad y sus énfasis ideológicos.

Sin aflojarle ni a la pulseada ni al control recíproco.

Pero sí ampliando dos capacidades que estamos lejos de haber llevado al máximo: la sinceridad y la valentía.

Más sinceros en nuestro discurso político, llevando lo que decimos un poco más cerca de lo que de verdad pensamos y un poco menos atado a los que nos conviene.

Y más valientes para explicarle, cada uno a su propia gente, los límites de nuestras respectivas utopías.

Esa sinceridad y esa valentía van a ser necesarias para llevar adelante las políticas de estado que proyectamos.

Para ponernos de acuerdo vamos a tener que rebajar nuestras respectivas posturas y promediarlas con las otras.

Y esa rebaja implica líos obligatorios con nuestras bases políticas.

Ese va a ser un test de valentía.

Los temas de estado deben ser pocos y selectos.

Deben ser aquellos asuntos en los que pensamos que se juega el destino, la identidad, el rostro futuro de esta sociedad.

Sin pretensiones de verdad absoluta, hemos dicho que deberíamos empezar por 4 asuntos:

educación, energía, medio ambiente y seguridad.

Permítanme un pequeño subrayado: educación, educación, educación.

Y otra vez, educación.

Los gobernantes deberíamos ser obligados todas las mañanas a llenar planas, como en la escuela, escribiendo 100 veces, "debo ocuparme de la educación"

Por que allí se anticipa el rostro de la sociedad que vendrá. De la educación dependen buena parte de las potencialidades productivas de un país. Pero también depende la futura aptitud de nuestra gente para la convivencia cotidiana.

Y seguramente, cualquiera de los aquí presentes podría seguir agregando argumentos sobre el carácter prioritario de la educación.

Pero, lo que probablemente nadie pueda contestar con facilidad es ¿a qué cosas vamos a renunciar, para darle recursos a la educación?

¿Qué proyectos vamos a postergar, qué retribuciones vamos a negar, qué obras dejarán de hacerse?

Con cuántos "NO" habrá que pagar el gran "SÍ" a la educación!

Ningún partido querrá quedar en soledad para hacerse responsable de todo ese desgaste. Tendremos que hacerlo juntos, decidirlo juntos y por supuesto, poner el pecho juntos.

Este es el significado de las políticas de estado.

Sus consecuencias no deben beneficiar ni perjudicar a ningún partido en particular.

¿Estamos dispuestos a hacerlo?

Si no lo estamos, todas nuestras grandes declaraciones de amor por la educación, no serán más que palabrerío de discurso político.

También hemos sugerido que los temas de infraestructura de energía, sean separados de la agenda gubernamental corriente, y tratados en común por todos los partidos.

La energía es un asunto lleno de complicaciones técnicas.

Implica complejos pronósticos sobre el stock de recursos no renovables, como los hidrocarburos. Pero también implica casi adivinanzas, sobre lo que nos traerá el desarrollo tecnológico de la energía solar o de la energía eólica. E implica cálculos, de resultado todavía incierto, sobre la conveniencia de hacer agricultura de alimentos o agricultura para producir bio-combustibles.

Pero después que todos los ingenieros y todos los adivinadores del futuro den su veredicto, la política tendrá que ocuparse de las definiciones estratégicas, en temas en los que la opinión social va a estar dividida.

El más notorio de esos temas, es el uso de energía nuclear para generar electricidad.

Otro, es cuanto estamos dispuesto a pagar para apoyar las energías renovables que no son económicamente rentables, incluidos los biocombustibles.

En estos temas, tan imprevisibles, el aumento de la base de sustento político no garantiza que se tomen decisiones óptimas. Pero SÏ asegura que los rumbos elegidos no serán modificados sobre la marcha.

En materia energética no se puede avanzar en zig-zag. Porque pueden pasar décadas entre el momento en que un proyecto comienza a andar, y el momento en que empieza a producir.

También , hemos reservado las estrategias de medio ambiente, para ser tratadas en régimen de políticas de estado.

Hoy la comunidad internacional nos pide que nos pensemos a notros mismos como miembros de una especie, cuyo hábitat está cada vez más amenazado. Hace años que el país ha incorporado una fuerte consciencia sobre el tema, ha legislado con sabiduría y ha operado con decisión y transparencia.

Pero la tensión, entre el cuidado del medio ambiente y la expansión productiva, va a ir en aumento. Vamos a estar cada vez más tironeados, entre las promesas de la explosión agrícola, y las amenazas asociadas al uso intensivo de agroquímicos.

Para no hablar de asuntos aún mas complejos, como las incógnitas vinculadas a la modificación genética, de las especies vegetales.

¡Hasta nuestras pobres vacas! con sus emisiones de gases, son un enorme tema de discusión medio ambiental en el mundo.

Sobre todos estos asuntos, ya empiezan a escucharse algunos tambores de guerra. Afortunadamente, de guerra conceptual, entre los partidarios de la producción a rajatabla, y los preservacionistas a toda costa.

El estado deberá arbitrar y tomar las mejores decisiones.

Sean las que sean, deben tener un ancho respaldo político, para que tengan toda la legitimidad posible y puedan sostenerse en el tiempo, contra viento y marea.

Aquí de nuevo el sistema político tendrá que ser sincero y valiente, porque para cuidar el medio ambiente habrá que renunciar a algunas promesas productivas. O al revés, para sostener la producción, habrá que rebajar la ambición de una naturaleza intocada.

Nos jugamos mucho en todo esto. Tenemos que decidirlo entre todos.

Y después, enfrentar las consecuencias entre todos.

La seguridad ciudadana, es el último tema que estamos proponiendo abordar, de inmediato, en régimen de políticas de estado.

No lo incluiríamos, si sólo se tratara de mejorar la lucha contra una aumentada delincuencia tradicional. Creemos, que no sólo estamos frente a un escenario de números crecientes, sino ante transformaciones cualitativas.

Ahora tenemos drogas, como la pasta base, de muy bajo costo, que no sólo destruyen al adicto sino que lo inducen a la violencia.

Y tenemos mafias enriquecidas, con amplia capacidad de generar corrupción en la policía. Y tenemos operadores del narcotráfico internacional, que usan el país para el tránsito, la distribución y el lavado de dinero.

Aún, somos una sociedad tranquila y relativamente segura. Pero lo peor que podríamos hacer, es subestimar la amenaza. La sociedad ha levantado el asunto a los primeros lugares de la agenda pública y desde el sistema político tenemos que responder sin demora y a fondo.

Educación, energía, medio ambiente y seguridad son los temas para los que debiéramos definir estrategias orientadas al largo plazo y luego, arroparlas, protegerlas del vaivén político para que puedan proyectarse en el tiempo y consumar sus efectos.

Para todo lo demás, necesitamos que la política discurra en sus formas naturales: es decir, el gobierno en el gobierno y la oposición en la oposición.

Con respeto recíproco, pero cada uno en su lugar.

Como gobierno, nos corresponde la iniciativa para trazar el mapa de ruta.

Aquí vamos.

Lo que hoy comienza, se define a sí mismo, entusiastamente, como un segundo gobierno. Ya lo dijimos en la campaña: nuestro programa se resume en 2 palabras "Más de lo mismo"

En primer lugar, vamos a darle al país 5 años más de manejo profesional de la economía, para que la gente pueda trabajar tranquila, e invertir tranquila.

Una macroeconomía prolija es un prerrequisito para todo lo demás. Seremos serios en la administración del gasto,

serios en el manejo de los déficit, serios en la política monetaria y más que serios, perros, en la vigilancia del sistema financiero.

Permítanme decirlo de una manera provocativa: vamos a ser ortodoxos en la macroeconomía.

Lo que vamos a compensar largamente, siendo heterodoxos, innovadores y atrevidos, en otros aspectos.

En particular, vamos a tener un estado activo, en el estímulo a lo que hemos llamado, el país agro inteligente.

El agro uruguayo está viviendo una revolución tecnológica y empresarial, creciendo muy por encima del resto del país.

Los problemas son hoy otros: la sustentabilidad del suelo, la incorporación masiva del riego como factor de producción y sobre todo de mitigación ante las frecuentes sequías. Los proyectos de fuentes de agua que involucran predios de diferente propiedad, marcan una época y es un deber darles el máximo apoyo. Las políticas de reserva y de seguros son exigencias de la adaptación al cambio climático. La investigación, la recreación genética, la alta especialización en las ramas biológicas que nutren el trabajo agrícola de toda esta región, definible como último reservorio alimentario de la humanidad, son para nosotros el capítulo central de una especialización que hemos en llamar ¨el país agro-inteligente¨

Queremos que la tierra nos de uno. Y a ese uno, agregarle 10 de trabajo inteligente. Para al final tener un valor de 11, verdadero, competitivo, exportable.

No vamos a inventar nada, vamos con humildad detrás del ejemplo de otros países pequeños, como Nueva Zelanda o Dinamarca.

Si el país fuera una ecuación, diría que la fórmula a intentar es

agro + inteligencia + turismo + logística regional. Y punto.

Esta, es nuestra gran ilusión.

A mi juicio, la única gran ilusión disponible para el país.

Por eso, no vamos a esperar de brazos cruzados que nos la traiga el destino o el mercado. Vamos a salir a buscarla con decisión.

Pero también con seriedad.

Apoyando sólo aquellas actividades, que una vez maduras, tengan verdadera chance de subsistir por sí mismas.

No queremos repetir errores del pasado.

En particular no queremos que nos vuelva a pasar lo que ocurrió entre los años 50 y 70, cuando la sociedad desperdició enormes recursos, en la quimera de industrias imposibles.

Ya una vez quisimos ser antárticos, y producirlo todo fronteras adentro. Nos fue mal, muy mal.

Seria criminal no aprender de aquellos dolores y volver a una economía enjaulada y cerrada al mundo.

Y si vamos a ser proactivos en ciertas dimensiones de la economía productiva, vamos a ser el doble de proactivos en la búsqueda de una mayor equidad social.

¡Eso sí, que no vamos a esperarlo sentados.!

¡Ahí sí, que no tenemos paciencia para esperar que la prosperidad resuelva sola las cosas.

Tal como hizo el gobierno que termina, vamos a llevar el gasto social a los máximos posibles. Y vamos a sostener y profundizar los múltiples programas solidarios emprendidos en los últimos 5 años.

Ya bajamos la indigencia a la mitad, pero aún queda un 2 % de la población en esa situación. El objetivo es terminar con esta vergüenza nacional, y que hasta el último de los habitantes del país, tenga sus necesidades básicas satisfechas, en los términos definidos por las Naciones Unidas.

Pero con saciar las necesidades básicas no hacemos nada!

Hoy, y después de años de prosperidad y de esfuerzo solidario, 1 de cada 5 uruguayos, sigue en condiciones de pobreza.

Aún, si al país como conjunto, le sigue yendo bien, estamos amenazados en convertirnos en una sociedad que avanza a 2 velocidades:

unos recogen los frutos de un crecimiento acelerado,

otros - por retraso cultural y marginación - apenas los contemplan.

No es justo, pero además es peligroso, porque no queremos un país que se luzca en las estadísticas, sino un país que sea bueno para vivir.

Y no será bueno, si la prosperidad y el bienestar de una familia, se tiene que disfrutar con muros o alambres de púa.

De nuevo, para enfrentar la pobreza, la educación es la gran fuente de esperanzas.

La escuela y sus maestros, son el ariete principal que hemos de usar para integrar a aquellos a los que las penurias dejaron al costado.

El combate a la pobreza dura tiene mucho de acción formativa en la niñez y la adolescencia.

A la cabeza de todas las prioridades va a estar la masificación de las escuelas de tiempo completo, seguido por el fortalecimiento de la Universidad del Trabajo y el sostén de esa maravilla que es el Plan Ceibal.

Ya tenemos una computadora por niño y por maestro. Ahora vamos por una computadora por adolescente y por profesor.

Y por conexión a Internet en todos los hogares.

Si la educación es la vacuna, contra la pobreza del futuro, la vivienda es el remedio urgente para la pobreza de hoy.

En primera instancia desplegaremos un abanico de iniciativas solidarias con la vivienda carenciada, DENTRO Y FUERA de los recursos presupuestales.

Apelaremos al esfuerzo social. Vamos a demostrar que la sociedad tiene otras reservas de solidaridad que no están en el Estado.

Me niego al escepticismo, sé que todos podemos hacer algo por los demás y que lo vamos a demostrar.

¡Van a ver! , van a aparecer materiales, dinero, cabezas profesionales y brazos generosos.

! LES APUESTO A QUE SI !

No quiero olvidarme de nuestros pobres de uniforme.

Las FF AA, llenas de pobres, van a ser parte del Plan de Emergencia Habitacional y vamos a movernos rápido para aliviar en algo la penuria salarial que las aflige.

El pasado no es excusa para que hoy no nos demos cuenta que una patria de todos incluye a estos soldados.

Nuestro reconocimiento para aquellos compatriotas militares que sirven en Haití y han demostrado una admirable entereza y eficiencia solidaria.

En estos años, el Uruguay ha cambiado mucho, y nadie discute que ha cambiado para bien.

Allí están los números económicos y sociales, de todos los colores.

Pero hay un cambio menos visible, imposible de cuantificar, pero a mi juicio de gran importancia: el cambio en la autoestima, el cambio en la manera que nos percibimos a nosotros mismos y a los horizontes posibles.

Nuestros modestos éxitos nos han hecho más ambiciosos y más inconformistas.

¡Bienvenido inconformismo!

¡Bienvenido el cuestionamiento de viejas certezas!

Y en esta línea:

BIENVENIDO EL PROFUNDO CUESTIONAMIENTO DEL ESTADO URUGUAYO.

Del estado hacia adentro, como estructura, como organización, como prestador de servicios.

El Uruguay se mantuvo al margen de los vientos privatizadores de los años 90. Es más, la sociedad recibió propuestas, las consideró y las rechazó explícitamente.

Estuvimos entre los abanderados de ese rechazo y no nos arrepentimos.

Pero el respaldo de los ciudadanos, fue a un modo de propiedad social, no a un modo de gestión de la cosa pública y menos, a sus resultados.

Es probable que aquellos eventos y estas confusiones, hayan postergado demasiado la discusión franca sobre el Estado, sobre los recursos que consume y sobre la calidad de los servicios que presta.

Hoy una revisación profunda es impostergable.

Necesitamos evaluaciones serias, imparciales y profundas.

Necesitamos números y comparaciones.

Y con todo eso a la vista, tenemos que rediseñar el Estado.

Todos sabemos que puede ser más eficiente y más barato.

Esta reforma, no va ser en contra de los funcionarios sino con los funcionarios.

Pero tampoco vale hacerse el distraído: el 90 % de la eficacia del estado se juega en el desempeño de los funcionarios públicos.

La sociedad uruguaya ha sido benévola con algunos de sus servidores públicos y casi cruel con otros. Ha permitido que, funciones sencillas, que no requieren esfuerzo ni preparación, se paguen en algunas oficinas 10 veces más de lo que recibe quien realiza un trabajo imprescindible y duro, como un policía o un maestro rural.

Cuando estas asimetrías duran un tiempo, pueden considerarse errores o desaciertos. Cuando duran décadas, más bien parecen ser manifestaciones de una sociedad que se va volviendo cínica.

Del mismo modo la sociedad uruguaya ha protegido a sus servidores públicos mucho más que a sus trabajadores privados. Recordemos que en la crisis del año 2002 y 2003, casi 200 mil personas perdieron su trabajo y ninguna fue un funcionario público. Se estima que otras 200 mil sufrieron rebajas en sus salarios, y todos fueron trabajadores privados.

Como bien ha dicho el presidente Tabaré Vazquez, esta es la madre de todas las reformas. No deberíamos permitir que esa madre nos siga esperando.

¿En que mundo vivimos? No está fácil de saber.

Me gustaría preguntárselo, a cada uno de los ilustres visitantes que están aquí.

Aunque sin duda tienen "mucho mundo", me atrevería a decir que no van a poder darme una respuesta simple.

¿Verdad que no?

El mundo está cambiando a cada rato

Y lo que es peor, a cada rato está cambiando la teoría, de cómo se construye, uno mejor.

Todavía no acabamos de padecer las consecuencias de la crisis planetaria, con que nos obsequió el sistema financiero, en la cumbre del mundo.

Descubrimos que habían creado un universo de burbuja y de casino. Pero que desde allí, no solo se jugaba a la ruleta, sino que se podía golpear al mundo productivo real.

Durante la crisis, para rescatar lo que quedaba en pie, se rompieron dogmas que parecían sagrados, se decretó la muerte de los paradigmas vigentes y se volvió a la política, como a un refugio de esperanza.

Hoy ante los desafíos no previsibles de la realidad, casi todos pensamos que ningún camino puede descartarse a priori,

ninguna experiencia desconocerse, ninguna fórmula archivarse para siempre.

Sólo el dogmatismo, quedó sepultado.

No está fácil navegar. Las brújulas ya no están seguras de donde quedan los puntos cardinales

Así que mirando las estrellas nos quedan algunas pocas certezas para orientarnos.

Primero, que el mundo ya no hay un centro sino varios y que la globalización es un hecho irreversible.

Por todos lados, los humanos anudamos nuestro destino y nos hacemos mutuamente dependientes. La idea de cerrase al mundo quedó obsoleta.

Pero a su vez, el proteccionismo sigue vivito y coleando, y a menudo es protagonizado por unidades de tamaño continental.

Los latinoamericanos, un poco a los tumbos, estamos intentando construir mercados más grandes

¡Pero como nos cuesta!!

Somos una familia balcanizada, que quiere juntarse, pero no puede. Hicimos, tal vez, muchos hermosos países, pero seguimos fracasando en hacer la Patria Grande.

Por lo menos hasta ahora.

No perdemos la esperanza, porque aún están vivos los sentimientos: desde el Río Bravo a las Malvinas vive una sola nación, la nación latino-americana.

Dentro de nuestro hogar latinoamericano, tenemos un dormitorio que compartimos y que se llama MERCOSUR.

! AYY MERCOSUR!

¡Cuanto amor y cuando enojo nos suscita!

Hoy estamos en público y no es el momento de hablar de los temas de alcoba.

Solo déjenme afirmar que para nosotros, el MERCOSUR es "hasta que la muerte nos separe" y que esperamos una actitud reciproca de nuestros socios mayores.

Finalmente, deseamos que el Bicentenario nos encuentre con un Río de la Plata más angosto, despejados todos los caminos que nos unen.

He reservado para el final, la más grata de todas las tareas:

saludar la presencia de quienes han venido a acompañarnos desde el exterior, especialmente de aquéllos que han venido desde muy lejos, casi inesperadamente.

Años atrás hubiéramos considerado estas visitas como un valioso gesto diplomático, una cortesía de país a país.

Creo que en los últimos tiempos, estas presencias tienen un significado mucho más intenso y mucho más político. Siento que al estar aquí, ustedes expresan el respaldo a los procesos democráticos de renovación del poder. Se hacen testigos de la celebración.

¡Ya sabíamos del afecto ¡ Pero nos gusta más sentirlo en la presencia física de todos ustedes. Sentirlo cara a cara. Y también corresponderlo cara a cara!

Esto es así, para el afecto entre la gente y para el afecto entre los países. Quererse de cerca, debería estar recomendado en las academias de diplomacia.

Así que, amigos del mundo aquí presentes, reciban el agradecimiento del Uruguay entero. Sepan que no sólo estamos honrados por su presencia. También estamos contentos de tenerlos aquí y hasta diría que un poco conmovidos.

Para terminar, déjenme llegar al borde de la exageración, y decir que,

este gobierno que empieza, no lo ganamos, sino que lo heredamos.

Porque la principal razón de mi llegada a la presidencia, es el éxito logrado por el primer gobierno del FA, encabezado por el Doctor Tabaré Vázquez.

El y sus equipos han hecho un gran trabajo: les digo muchas gracias en nombre de 3 millones de uruguayos.

Nosotros, vamos a seguir por el mismo camino, construyendo una

PATRIA PARA TODOS

Y CON TODOS

MUCHAS GRACIAS

Tags

Cole Trickle (308) Billy Torment (202) K (86) Inflación (45) Mundial (32) BCRA (29) Elecciones (29) Congreso (28) Oposicion (28) Macri (27) Actualidad (24) Kazuki (19) Europa (17) Chazz (16) 2011 (15) Elecciones 2011 (14) Carrió (13) Tipo de Cambio (12) UCR (11) Inflacion (10) Alfonsín (9) China (8) Crisis (8) Inseguridad (8) Presupuesto (8) Boudou (7) Financiamiento (7) INDEC (7) Palermo (7) Coparticipación (6) Educación (6) Inmobiliaria (6) Krusty (6) Salarios (6) 1 a 1 (5) Anses (5) BEA (5) Crédito (5) Importaciones (5) Jubilados (5) PJ (5) Soldati (5) USA (5) Vivienda (5) Anibal (4) CFK (4) Cleto (4) La nacion (4) Retenciones (4) Subsidios (4) ACYS (3) Alfonsin (3) Canje (3) Cobos (3) Crecimiento (3) Fiscal (3) Gasto (3) Impuestos (3) Inmigración (3) Moreno (3) Moyano (3) Pagina 12 (3) Política Monetaria (3) Reservas (3) 82% móvil (2) AUH (2) Actualidad Política (2) Ajuste (2) Asia (2) Bicentenario (2) Bolsa (2) Brasil (2) Ciudad (2) Club de Paris (2) Consumo (2) Deuda (2) Duhalde (2) Economia Mundial (2) Empleo (2) Energía (2) Es Cultural (2) Filmus (2) Giorgi (2) Gualeguaychú (2) IED (2) Ley de Medios (2) Maradona (2) Mentira (2) Mesa de Enlace (2) PRO (2) Papel Prensa (2) Pino (2) Prepagas (2) Progresismo (2) Redrado (2) Riquelme (2) Sanz (2) Seguridad (2) Selección (2) Sola (2) Subte (2) Timerman (2) Transporte (2) UBA (2) Uruguay (2) clarín (2) 678 (1) Adios (1) Agenda (1) Alak (1) Aniversario (1) Anonimato (1) Argentina (1) Artemio (1) Autorreferencial (1) Autos (1) Aviso (1) Banco Centrales (1) Bancos (1) Barone (1) Binner (1) Blogger (1) Bomba de humo (1) Cabandie (1) Cagazo (1) Capital Humano (1) Capitales (1) Cavallo (1) Centro (1) Comentarios (1) Competitividad (1) Condiciones de vida (1) Control (1) Copa América (1) Creditos (1) Default (1) Desarrollismo (1) Desarrollo (1) Dolar (1) Economist (1) Emision (1) Espacio Público (1) Etiquetas (1) Expectativas (1) Exportaciones (1) FMI (1) Facho (1) Facultades Delegadas (1) Faltante (1) Fanelli (1) Faso (1) Federer (1) Ferrer (1) Ferrocarriles. (1) Fibertel (1) Fito Paez (1) Futbol para Todos (1) Garré (1) Grecia (1) Homero (1) INDEC. (1) Ibarra (1) Industria (1) Inflación. (1) Infraestructura (1) Inside Job (1) Ironía (1) Jaime (1) Japon (1) Justicia (1) LCD (1) Larry (1) Lavagna (1) Levy Yeyati (1) Lubertino (1) Marcó (1) Matrimonio (1) Medios (1) Menem (1) Mercado de Trabajo (1) Mercados (1) Messi (1) Modelo (1) Monetarismo (1) NBA (1) Navidad (1) Nunca Mas (1) Operadores (1) PISA (1) Partidos Políticos (1) Peronismo (1) Piquetes (1) Preguntas (1) Presidentes. (1) Propenso al Divague (1) Propiedades (1) Proteccionismo (1) Protestas (1) Péndulo (1) Radio (1) Recaudación (1) Remedios (1) Sabatella (1) Salvatore (1) Santilli (1) Sarlo (1) Schoklender (1) Scioli (1) Senado (1) Stolbizer (1) Subtes (1) Teoría Económica (1) Transparencia (1) Vargas Llosa (1) Verna (1) Villas (1) Violencia (1) Volatilidad (1) Wikileaks (1) diputados (1) etenciones (1)