sábado, 27 de febrero de 2010

Convertibilidad, Volumen I


Mientras hoy repasaba los datos históricos de la Argentina en materia de inflación, llegué a una conclusión ineludible: en lo que a lucha contra la inflación se refiere, la Convertibilidad fue muy pero muy grossa.

Eso me motivó a preguntarme si la Convertibilidad fue realmente tan mala como recordamos. La respuesta inmediata que me di a mi mismo fue: “Si, idiota, más de medio país pasó a ser pobre y un cuarto de la población se quedó sin laburo”. Con el diario del lunes, es obvio que la Convertibilidad, en términos de resultado global, fracasó.

Pero mi punto es que el programa tuvo en realidad éxitos notables y fracasos estrepitosos, que merecen ser analizados con lupa y de manera compartimentada, para llegar a una mejor comprensión de lo que pasó en la nefasta década de los ’90. Y no digo nefasta por la Convertibilidad, sino por hechos mucho más nocivos para nuestra sociedad como: el ascenso de la cumbia en la música popular, el colapso del Diego y la aparición de las tiras de Pol-ka, entre otros hechos que nos pegaron fuerte.

Voy a empezar por repasar el desempeño de la Convertibilidad en materia de inflación. En subsiguientes posteos voy a ir completando el análisis. Empiezo por la inflación porque la Convertibilidad era antes que nada un plan antiinflacionario. Argentina venía de dos hiperinflaciones y de cuatro décadas de inflación alta.


El mismo gráfico con un poco de zoom (cortando el pico de la hiper) para que se vea la volatilidad.


Durante ese período, la inflación había estado comandada por dos grandes factores: el déficit fiscal crónico (que era financiado en buena medida a través de la emisión monetaria) y los ciclos de estrangulamiento externos (con las devaluaciones o expectativas de devaluación consiguientes, generando de esta manera aumentos de precios por aumentos de costos o con fines precautorios). Estos factores se complementaban con otros muy importantes: el desarrollo de mecanismo de indexación de la economía, la formación de una férrea memoria inflacionaria y los precarios controles precios eran algunos de los principales aceleradores de la inflación.

El plan de Convertibilidad vino a atacar estas fuentes de inflación. Por el lado cambiario, se fijó el tipo de cambio y se buscó respaldarlo con Reservas para garantizar la estabilidad cambiaria y acabar con la especulación y, por lo tanto, con la remarcación preventiva ante las expectativas de devaluación. Por el lado fiscal, la Ley de Administración Financiera y el proceso de privatizaciones pretendieron poner punto final a los problemas fiscales estructurales (aunque fracasaron). La regulación del BCRA fijó restricciones claras en materia de financiamiento al Tesoro. La apertura de la economía buscó eliminar el poder de mercado de algunos sectores y limitar su capacidad de aumentar los precios. La misma normativa implementada, que restringía con una dureza inédita la capacidad del propio Gobierno de implementar política económica, dotó al programa de una credibilidad particularmente alta.

En materia de inflación, los logros de la Convertibilidad fueron extraordinarios. Por primera vez desde que la inflación empezó a ser un problema se le pudo dar una solución duradera. Argentina pasó en poco tiempo de ser uno de los peores países en materia de evolución de precios a ser uno de los mejores.


Además, la inflación argentina se ubicó con claridad por debajo del promedio mundial, todo un logro para la Argentina.


En resumen, la Convertibilidad tiene muchas cosas para ser objetadas (y nos centraremos en ellas en un futuro próximo), pero tuvo un éxito espectacular en lo que siempre fue su principal objetivo: el asesinato de la inflación alta en la Argentina. Es una pena que el mal manejo de la economía tras la devaluación amenace con destruir los logros de la Convertibilidad en lo que a inflación se refiere. Habiéndolos pagado tan caros, estaría bueno tratar de conservarlos.

2 comentarios:

  1. Muy bueno, vale la pena el enfásis en las reservas como espina dorsal de la credibilidad frente a especulaciones cambiarias, cosa que permitió bastante estabilidad frente a crisis internas y externas también durante el gobierno de los K....pero ellos lo adjudican a sus llamados desde el púlpito a confiar y deciden que no necesitamos las reservas tanto..en fin

    ResponderEliminar
  2. En una país con la historia financiera-monetaria-cambiaria de la Argentina, las Reservas son necesarias. Nunca se sabe cuando puede haber alguna corridita cambiaria/bancaria.
    La diferencia, para mi, es que una parte de ellas las debería tener el Tesoro, comprándolas con el superávit, para dar también garantías en el plano fiscal.

    ResponderEliminar

Tags

Cole Trickle (308) Billy Torment (202) K (86) Inflación (45) Mundial (32) BCRA (29) Elecciones (29) Congreso (28) Oposicion (28) Macri (27) Actualidad (24) Kazuki (19) Europa (17) Chazz (16) 2011 (15) Elecciones 2011 (14) Carrió (13) Tipo de Cambio (12) UCR (11) Inflacion (10) Alfonsín (9) China (8) Crisis (8) Inseguridad (8) Presupuesto (8) Boudou (7) Financiamiento (7) INDEC (7) Palermo (7) Coparticipación (6) Educación (6) Inmobiliaria (6) Krusty (6) Salarios (6) 1 a 1 (5) Anses (5) BEA (5) Crédito (5) Importaciones (5) Jubilados (5) PJ (5) Soldati (5) USA (5) Vivienda (5) Anibal (4) CFK (4) Cleto (4) La nacion (4) Retenciones (4) Subsidios (4) ACYS (3) Alfonsin (3) Canje (3) Cobos (3) Crecimiento (3) Fiscal (3) Gasto (3) Impuestos (3) Inmigración (3) Moreno (3) Moyano (3) Pagina 12 (3) Política Monetaria (3) Reservas (3) 82% móvil (2) AUH (2) Actualidad Política (2) Ajuste (2) Asia (2) Bicentenario (2) Bolsa (2) Brasil (2) Ciudad (2) Club de Paris (2) Consumo (2) Deuda (2) Duhalde (2) Economia Mundial (2) Empleo (2) Energía (2) Es Cultural (2) Filmus (2) Giorgi (2) Gualeguaychú (2) IED (2) Ley de Medios (2) Maradona (2) Mentira (2) Mesa de Enlace (2) PRO (2) Papel Prensa (2) Pino (2) Prepagas (2) Progresismo (2) Redrado (2) Riquelme (2) Sanz (2) Seguridad (2) Selección (2) Sola (2) Subte (2) Timerman (2) Transporte (2) UBA (2) Uruguay (2) clarín (2) 678 (1) Adios (1) Agenda (1) Alak (1) Aniversario (1) Anonimato (1) Argentina (1) Artemio (1) Autorreferencial (1) Autos (1) Aviso (1) Banco Centrales (1) Bancos (1) Barone (1) Binner (1) Blogger (1) Bomba de humo (1) Cabandie (1) Cagazo (1) Capital Humano (1) Capitales (1) Cavallo (1) Centro (1) Comentarios (1) Competitividad (1) Condiciones de vida (1) Control (1) Copa América (1) Creditos (1) Default (1) Desarrollismo (1) Desarrollo (1) Dolar (1) Economist (1) Emision (1) Espacio Público (1) Etiquetas (1) Expectativas (1) Exportaciones (1) FMI (1) Facho (1) Facultades Delegadas (1) Faltante (1) Fanelli (1) Faso (1) Federer (1) Ferrer (1) Ferrocarriles. (1) Fibertel (1) Fito Paez (1) Futbol para Todos (1) Garré (1) Grecia (1) Homero (1) INDEC. (1) Ibarra (1) Industria (1) Inflación. (1) Infraestructura (1) Inside Job (1) Ironía (1) Jaime (1) Japon (1) Justicia (1) LCD (1) Larry (1) Lavagna (1) Levy Yeyati (1) Lubertino (1) Marcó (1) Matrimonio (1) Medios (1) Menem (1) Mercado de Trabajo (1) Mercados (1) Messi (1) Modelo (1) Monetarismo (1) NBA (1) Navidad (1) Nunca Mas (1) Operadores (1) PISA (1) Partidos Políticos (1) Peronismo (1) Piquetes (1) Preguntas (1) Presidentes. (1) Propenso al Divague (1) Propiedades (1) Proteccionismo (1) Protestas (1) Péndulo (1) Radio (1) Recaudación (1) Remedios (1) Sabatella (1) Salvatore (1) Santilli (1) Sarlo (1) Schoklender (1) Scioli (1) Senado (1) Stolbizer (1) Subtes (1) Teoría Económica (1) Transparencia (1) Vargas Llosa (1) Verna (1) Villas (1) Violencia (1) Volatilidad (1) Wikileaks (1) diputados (1) etenciones (1)